And do you brush your teeth before you kiss? Do you miss my smell? What about me? What about me? What about...?


Va dejando trozos de él por todas partes. Algún día desaparecerá conforme anda.

jueves, 31 de diciembre de 2009

Noche Vieja


Un año más, un año menos que dolerse de esta herida y de esta luz.
________La herida en 2010 está curada, la luz ciega más que nunca. 2009 ha sido ante todo un año de redención en muchos sentidos. Me he dejado seducir definitivamente por el cine, he vivido algún minifestival de cine desde dentro, he leído poquísimo y escrito también poco. No obstante, 2009 será el año en que escribí mi primer poemario y concluí una nueva novela. Me propongo también publicar algo (ahora de verdad) en 2010, no importa una novela, un recopilatorio de relatos o un poemario, pero algo.
________ Ha sido también este año un año de grandes pérdidas: ayer mismo nos dejaba Iván Zulueta, director de una de las mejores cintas de nuestro cine, Arrebato. Nos dejaron muchos y muy grandes: que si José Luiz López Vázquez, Benedetti consumió su plluma de oro, Antonio Vega se dejó llevar para siempre o un actor que a muchísima gente le pasó desapercibido, aunque para mí siempre será el viejo preso de Cadena perpetua con una de las escenas más emotivas que he visto jamás, así como de ese viejo abogado consumido por el Alzheimer en la serie El abogado. Nada más que por esas dos creaciones merecerá todo mi respeto y recuerdo. Aquí mi pequeño y sentido homenaje:


Nos dejó también Patrick Swaize, y David Carradine haciéndose una paja en un armario, y “la Negra” Mercedes Sosa, y ésa, Mari Trini, a la que pocos conocíamos, y una actriz joven, prometedora y con cara de yonki que, para qué negarlo, me afectó bastante más que las despedidas de otras personajes: Brittany Murphy. Y más rostros conocidos, un ángel (Farrah Fawcett), un Midas del cine (John Hughes) y el negro que quiso ser blanco, a bombo y platillo, torturado en vida, denostado, y convertido en santo antes de que el cadáver se enfriara. Se ha ido también el prisionero inicial como un hombre libre, no quiero siquiera recordar el número de Patrick McGoohan.
________ Pero si hay dos personas que se han ido y son pérdidas importantes, como escritor no tengo más que citar a Francisco Ayala (su faceta de traductor me toca directamente) y uno desconocido, José Antonio Muñoz Rojas, antequerano, poeta de las pequeñas cosas, que falleció a poco de cumplir 100 años. Descansen en paz todos ellos.



Este año, queridos lectores, no he hecho nuevos amigos, si acaso he afianzado alguna amistad. Igual es porque me vuelvo más suspicaz y crítico con los años. Igual he perdido algún amigo. Igual me da lo mismo. Al menos he aprendido a olvidar, que no a perdonar, a cierta persona.
________ He disfrutado de la música como nunca. Me he enganchado Radio3 en vena y he estado en varios conciertos todo el año. Elena Bugedo, que por cierto es majísima, La Sonrisa de Julia (hablé con los chicos, me firmaron, alguna foto y tal…), Vetusta Morla, Love of Lesbian, The Right Ons juntos en el Eutopía, hace poco pude ver a Luis Ramiro y Carlos Siles en concierto (y os recomiendo muchísimo el disco de Siles, “Cuántas veces habré intentado que juegues conmigo”). Y hace menos de un mes estuve en el fin de gira de Zahara, que sigue igual de estupenda que hace tres años, cuando no la conocía “nadie” antes del boom de “Merezco”. Efectivamente, la música es una parte imprescindible de mi vida.


Como lo es también el cine:
________-Revolutionary Road: la mejor película que he visto en muchos años. Empezamos el año potentísimos con este dramón protagonizado por los excepcionales Leonardo DiCaprio y la ya escarizada Kate Winslet.
________-Gran Torino: aparte de que es una gran película de esas que tanto nos gustan, con tipo duro que en el fondo es un cachopín, supone la última película con Eastwood tanto delante como detrás de las cámaras. Eso sí, versión original por cojones.
________-Up: Pixar vuelve con una historia alarmantemente adulta que, si bien se relaja en su segunda mitad, nos dice que aún quedan muchas joyas que contar desde el estudio en 3D por excelencia. Chapeau por ellos.
________-(500) days of Summer: la cinta de desamor por excelencia, con una pareja protagonista que exuda química por donde salgan, una banda sonora de aúpa y todo lo que nos puede enternecer y cabrear al mismo tiempo. Visionado imprescindible.
This is a story of boy meets girl. The boy, Tom Hansen of Margate, New Jersey, grew up believing that he’d never truly be happy until the day he met “The One.” This belief stemmed from early exposure to sad British pop music and a total misreading of the movie “The Graduate.” The girl, Summer Finn of Shinnecock, Michigan, did not share this belief. Since the disintegration of her parents’ marriage, she’d only loved two things. The first was her long, dark hair. The second was how easily she could cut it off… and feel nothing. Tom meets Summer on January 8th. He knows, almost immediately, she’s who he’s been searching for. This is a story of boy meets girl. But you should know upfront, this is not a love story.
________-Donde viven los monstruos. Llega en diciembre a la sombra de la decepción que ha supuesto Avatar como película lo nuevo del director de Cómo ser John Malkovich y El ladrón de orquídeas. Se trata ni más ni menos que la adaptación de un cuento infantil en el que un niño, trasladado a un universo imaginario, debe crecer entre juegos, la espada y la pared. Además de excelentes interpretaciones y un espectáculo visual, nos ofrece la nueva banda sonora que quita el hipo.
________Creo que a grandes rasgos éste ha sido mi año. El año en que conocí a dos escritores más, Fernando Iwasaki y María Rosal; el año en el que me embarqué junto a otros compañeros escritores en un proyecto grande, grande que verá la luz en 2010. Y el año en que me operaron y apenas viajé, en el que me pasé medio año ahorrando para pasar en marzo o abril una semana entre Swansea y London. Entre otras cosas. En definitiva, con esto y un bizcocho (de chocolate que he hecho para despedir el año) nos vemos en 2010. La nueva canción que destronó a “La Puerta del Sol” de Mecano:



martes, 29 de diciembre de 2009

El musical según HBO: Soulless


Si bien la cadena gafapasta por excelencia no es novata en el género, se propone dar la vuelta al manido recurso musical más allá del amable tópico según el cual los musicales sólo cuentan historias felices (Glee, The flight of the Conchords); es decir, la cadena se propone hacer algo parecido al experimento de Lars Von Trier en Bailando en la oscuridad. ¿La recordáis? El musical protagonizado por la islandesa Björk contaba la historia de una mujer ciega que se veía obligada a cometer un crimen. Vamos, un dramón con una música excelente.
________Volvamos a la serie que tratábamos en principio. El título temporal es Soulless ("Sin Soul"/ "Sin alma"). El showrunner sería Michael Patrick King, quien aquí daría un giro en su carrera después de llevar con éxito Sexo en Nueva York o la tristemente desconocida The Comeback. La idea de Patrick King consiste en realizar un musical negro ambientado en los 70 en una ciudad de Nueva Inglaterra. En cuanto me enteré vía Empire de la noticia me vino a la mente Dreamgirls, un musical infravalorado, aunque claro, se supone que en la serie desarrollarán mejor toda la ambientación de la ciudad y el conflicto racial y feminista que protagonizan las chicas.
________Las chicas son nada más y nada menos que Jennifer Hudson, ganadora del Oscar por su interpretación en la película citada, que ya trabajó con el director en Sexo en NY: La película. No la he visto ni la veré, pero al parecer hicieron buenas migas en el rodaje y Michael Patrick King ha creado al personaje protagonista pensando en ella, una madre soltera que vive en un barrio pobre de Augusta (Maine) con su madre y su hija. Jennifer Holliday, estrella de Broadway a quien vimos en varios episodios de Ally McBeal encarnará a la madre, mientras que en un principio la hija será interpretada por Amber Riley (nuestra Mercedes de Glee), quien tendrá que alternar su trabajo en ambas series. Si bien el reparto será eminentemente negro, no se descartan apariciones de personajes blancos ya sea a modo de personajes episódicos o cameos. Algunos de los rostros que han pasado por el casting son Tara Maclay Amber Benson, Zooey Deschanel, Christina Aguilera (a punto de protagonizar su primera película) o la voz del mismísimo Homer Simpson, Dan Castellaneta, a quien hemos tenido la ocasión de entonar en más de una ocasión.
________En definitiva, parece ser que lo de HBO ya no es 'it's not tv', sino 'renovarse o morir', y no van a cesar en el empeño de renovar su plantilla de series. La única imposición de la cadena al creador del proyecto ha sido la incorporación de Ed Burns, viejo conocido de HBO gracias a The Wire, al equipo de guionistas. En cualquier caso, Soulless no se estrenará hasta la temporada que viene, 2010-2011, de modo que aún queda tiempo para hacernos la boca agua. Está previsto que el rodaje comience en agosto en Boston y la propia Augusta. ¿Un drama HBO con música? Diablos, ¿por qué no?

Os dejo, de propina, con madre e hija cantando a dúo una canción del musical Dreamgirls. Recordemos que ambas interpretaron el mismo papel, una en el musical de Broadway y otra en la película:

viernes, 25 de diciembre de 2009

miércoles, 23 de diciembre de 2009

Este año me pido...

Al final todas las Navidades se me olvida hacer mi lista de regalos, pero ésta no se me pasa.

Querido Papá Noel:

Este año no sabía si escribirte. Nunca me traes lo que te pido, y si me lo traes es a regañadientes. A veces sé que me estoy portando mal pero es inevitable, como otras veces sé que aunque intente hacer las cosas bien las mandaré al garete. Este año te pido pocas cosas, sólo deseo de corazón las importantes: una salud de hierro, un trabajo férreo y un corazón de hojalata. Lo demás me sobra. No quiero loterías ni la paz en el mundo, creo que superé esa fase a los quince años. Tampoco estaría de más que en 2010 publicara mi primer libro a la tierna edad de 22 años, no. A pesar de todo, he escrito una lista de cosas.

Un disco duro portátil

Unos auriculares buenos para el mp3

Unos altavoces para el ordenador

Cuadernos en blanco

Pilots V5 negro, muchos pilots negros

Películas:
-Once
-Revolutionary Road
-500 días juntos

Un trípode de esos sencillitos y plegables para la Olimpus

Un objetivo bueno, es decir con mucho zoom y buena definición en las macros

Cartas todos los meses de quien sea, de donde sea

Un viaje a las Antípodas, aunque no vuelva. A veces no es necesario volver.

Saludos,


Jose


martes, 22 de diciembre de 2009

Mi 2009 en Facebook

Profundamente pesimista :(

lunes, 21 de diciembre de 2009

Avatar nos ha engañado



JAMES CAMERON NO CONVENCE

Me alegro de que Avatar me haya decepcionado. Si Woody Allen hace una película al año con una regularidad envidiable, creo que lo menos que podemos pedirle a un señor que no hace cine desde hace doce años desde la encomiable Titanic es una película sobresaliente. Y Avatar no lo es en muchos sentidos.

Aclararé de antemano que les tengo alergia a los términos blockbuster, hype y demás pillastres. Pero vayamos al lío. Dice tito Cameron: “llevo más de 10 años desarrollando una tecnología súper novedosa para poder llevar a buen puerto este maravilloso proyecto que va a revolucionar la industria del cine”. Que alguien detenga a este tipo, por favor, porque lo que ha dicho hasta la fecha son palabras muy mayores.

Veamos. Podemos coger varias películas que funcionen bien, mezclarlas y petarlo todo con tecnología digital y publicidad viral (oí hablar por primera vez de esta película hace la friolera de cuatro años), decir que has hecho la peli más cara de la Historia y tiene que funcionar. Lo hará por huevos. Pero este batiburrillo de Pocahontas (Dysney), Parque Jurásico y Matrix no es más que el intento fallido de un director que, a falta de una buena historia, opta por el recurso fácil de lo que ya está contado. Que oigan, por otra parte me parece muy loable que no se trate de una adaptación/remake/secuela/cualquier basura parecida, pero James, si no eres guionista, majo, contrata a uno o adapta una buena historia, porque el guión a veces da vergüenza ajena. ¿Qué veces? Cuando se pone sentimental en plan moñas, cuando en medio de una escena tensa alguien suelta el chascarrillo que haga reír al rebaño público, cuando tenemos personajes planísimos (marine paralítico, doctora comprometida, malo maloso, malo malísimo) o en esos intentos de integrar al nuevo John Smith dentro de una cultura que gira en torno a la naturaleza. Pero todo eso se lo vamos a pasar por el momento.

James Cameron realizó en Titanic un casting impoluto con Kate Winslet, Leo DiCaprio, Kathy Bates… y ahora vuelve con un reparto cuanto menos, flojo. Sam Worthingtom no es precisamente el mejor actor de su generación, pero lo obviaremos, puesto que se pasa media película avatarizado. Luego tenemos a Sigourney Weaver que… en fin, muy desaprovechada para lo buena actriz que ha demostrado ser. Y la bellísima trekkie Zoe Saldana, que como Avatar y con el doblaje podría ser cualquier actriz jovencita. No destaca nada, pues. Menudo asco, esto empieza a oler…

Pero claro, tanto presupuesto y tanta tontería debe tener algo bueno o los productores colgarán a James Cameron de los pulgares. La producción es espectacular, los efectos también (aunque no sé dónde se encuentra esa tecnología única de la que tanto fardaba el jefe de todo esto) y visualmente es preciosa, sí, aunque el invento del 3D no me acaba de convencer. No quiero que el futuro del cine sea esto. Si visualmente todo tiene una factura impecable, su banda sonora, por otra parte, destaca porque apenas llama la atención. Con un universo tan espectacular todos esperábamos algo vibrante, perdurable y ante todo con mucha fuerza, pero hemos dado con una música insulsa que apenas si logra convencer en las escenas de acción.

Otro acierto, más allá del obvio argumento (¿ya he dicho Pocahontas?), es el de aunar ciencia y religión en lugar de intentar determinar cuál lleva razón; Cameron ha resultado unirlas, de modo que los Navi’i tienen una religión que se puede concebir desde el punto de vista científico. El conflicto que presenta es otro: el de naturaleza contra la codicia sin escrúpulos del ser humano. El director quiere reflejar un mensaje ecologista, pero yerra en el intento, ya que como respuesta se vale del fundamentalismo religioso (por mucha justificación que hallemos), y en una época en la que el mundo se encuentra dividido por estos fundamentalistas creo que no es lo más apropiado. Tampoco creo que nadie se vaya a exaltar y salga a la calle en defensa del Amazonas, por poner un ejemplo, y es que la película es taaaaaaaaaaaan amable, tan blanda que muestra la destrucción de una guerra sin daños colaterales de gran calado.


En definitiva, James Camaron ha vuelto a hacer lo que sabe hacer: una película para las masas. Si en ocasiones como Aliens o Terminator la cosa le salió bien, en este experimento la genialidad se le ha ido en el apartado artístico, lo cual dice bastante de la película. Nunca una bonita envoltura logrará paliar las carencias de una película mientras siga habiendo un público medianamente crítico, y en general Avatar hace aguas por demasiadas partes. Por eso NO ENTIENDO que la crítica americana la haya encumbrado en menos de una semana, probablemente sugestionada por la ya citada publicidad viral. Al menos me alivia saber que no soy el único que salió defraudado... Y si en esto consiste el futuro del cine, me parece que la humanidad acaba perdiendo. Aunque claro, igual la culpa es mía por haber ido el viernes a ver la excelente Donde viven los monstruos.

Nota: 6,5

sábado, 19 de diciembre de 2009

Las mejores series de la Historia (final)


El abogado. David E. Kelly es el creador de, entre otras, Ally McBeal, Boston Legal y Chicago Hope, el que fuera rival más peligroso para la titánica Urgencias. Aquí no ha tenido apenas relevancia como suele suceder con todas las grandes series,en principio porque no se emitió en Antena 3 o Telecinco, ni siquiera en la pública. La emitió Canal+ en esas horas en las que se podía ver sin codificar. Las series procedimentales me dan urticaria, y una serie tan sobria y procedimental como ésta no las tenía todas consigo para que me hiciera seguidor. No obstante, como casi todas las series de las que he hablado, su fuerza radica en el guión y en un bufete de abogados cuyos personajes son tan ambiguos e interesantes que no nos queda otra que hacernos cómplices de su irreverente forma de trabajar. Si en Ally McBeal los casos eran principalmente de derecho de familia, aquí la rama es penal. Asesinos, violadores, matones... son los clientes de un bufete que se gana la dudosa reputación de ser el mejor de toda Boston a pesar de los medios que emplean. Voy por la sexta temporada y me quedan dos más, pero creo que llegaré hasta el final con una serie ganadora de varios Emmys que cuenta con un alucinante crossover con la serie de Calista Flockhart así como un criadero de Emmys para gentecilla como Michael Emerson o, atentos, Sharon Stone. Y dio lugar a otra serie a medio camino entre ésta y McBeal, Boston Legal.

Futurama. En la animación actual de calidad apenas se dan cabida producciones para niños. De hecho, las cadenas invierten en productos arriesgados de dudosa moralidad (véanse Padre de familia, South Park). Sin embargo, ninguna alcanza el nivel de irreverencia de Futurama, el atípico proyecto del papá de los Simpson. Referencias a toda la cultura popular actual, extraterrestres que resultan no serlo, paradojas temporales (Fry es su propio abuelo!!!), tensión sexual no resuelta y su dosis de emotividad. Además, una serie que que ha vuelto de entre los muertos con cuatro películas (dos excelentes y dos regulares) y mantiene el nivel con consistencia merece este puesto en el podio de las grandes series. Y sí, me atrevo a afirmar que le patea el culo metálico a los amarillos Simpson.

Battlestar Galactica. Cuando me hablaban hace unos años de ciencia ficción en televisión sólo me venía a la cabeza Star Trek y Los límites de la realidad. Hace tres años o asín me vi del tirón la primera temporada de una serie de la que todo el mundo hablaba maravillas. Se trata del remake de la serie homónima de los 70. Si por aquella fecha se llevaba la acción, las carreras espaciales y peleas con robots, la televisión de cable actual ha derivado en productos de denso contenido filosófico y tintes épicos, personajes complejos con alto calado religioso. Nada que ver, dirán. Nada que ver y todo. La historia de los últimos seres humanos que quedan vivos en el universo en un éxodo futurista en busca de la Tierra prometida. Conflictos políticos, enemigos escondidos entre nuestros héroes a modo de sleepers y un final muy controvertido han convertido a Battlestar Galactica en el paradigma de la ciencia ficción espacial.

The Comeback. Si hay un subgénero que se lleve tanto hoy en día, ése es el del mockumentary o falso documental dentro de la comedia. Ricky Gervais lo desarrolló con gran acierto con su idolatrada The office, serie a la que no acabo de cogerle el gusto. No obstante, en 2005 el creador de Sexo en Nueva York y la inolvidable Phoebe Lisa Kudrow crearon una serie que duró tan sólo una temporada. Kudrow daba vida a Valerie Cherish, una actriz que otrora fuera la conocida protagonista de una sitcom a la que le ofrecen protagonizar una nueva serie para saltar a la palestra de nuevo eso sí, a cambio de que mientras tanto un equipo de televisión grabe todo el proceso para crear un reality sobre ella. Una temporada en la que el humor patético cobra cuotas inesperadas y en la que hasta el último episodio no se desvela toda la intención de la serie. Es curioso cómo dos personas que han obtenido tanto de la televisión la emprendan con tanta saña con el medio. La crítica de Dead Set se queda en un juego de niños al lado de lo que desprende The Comeback. Y Lisa Kudrow es de las mejores actrices que vamos a poder ver jamás.

Skins. Era inevitable incluir en mi listado una serie británica. Como me estoy acabando la tercera temporada de Skins no me queda más que decir que las series sobre adolescentes pueden ser buenas y muy buenas. Pueden tener problemas gordos, dilemas complejos y una locura desatada continua. Pero ante todo, tienen amigos. Cada episodio de la serie se centra en un personaje de la pandilla de estos chicos de Bristol, aunque hilan todas las tramas y funciona. El ritmo frenético, una banda sonora de aúpa y un casting más que acertado hacen de Skins una de las mejores series que podemos encontrar, sin duda la mejor dentro de esto subgénero tan menospreciado. Y nos regalan a un personaje como Cassie que nos hará llorar y nos acompañará al fin del mundo...

jueves, 17 de diciembre de 2009

Las mejores series de la Historia II


Lost. Hoy en dia no hay serie que despierte tales pasiones para bien y para mal. A las pocas horas de emisión en USA encontramos los episodios con subtítulos, y medio mundo vive con el corazón en un puño por si el final de esta serie no cumple las expectativas. En cualquier caso, lo mejor de Perdidos es el viaje, no el aterrizaje. Ninguna serie nos hará disfrutar de tantas (y tan buenas) horas de conspiraciones, aventura y misterio. Y personajes tan grandes como los ambiguos Ben, Locke o la rubísima Juliet.

Los Soprano. Los Soprano es una serie de pata negra, cómo no HBO. Y es mejor que todas las películas que hayáis podido ver todo este año en cartelera. Es como una buena novela de John Fante traída a la actualidad. Si bien toda la ficción ha jugado con el prototipo del italiano mafioso o cocinero (ahí están los polivalentes Simpson para atestiguarlo), su reparto es DIOS si éste existiera. Todos hemos temido por Tony Soprano y hemos compadecido a la pobre Carmela, que es una santa. Por si fuera poco, con su polémico final dejó perplejo a todos sus fans teligiosos que, nada más acabar esta era, corrieron a comer aros de cebolla para paliar la pérdida.

In treatment. Cualquiera diría que se trata de un formato israelí, Bi tipul. A mí me da lo mismo, la verdad. Pero el hecho de que el hijo de Gabriel García Márquez la haya adaptado para HBO ha convertido a In treatment en un producto de culto impecable antes de que se estrenara. Rodrigo García tiene una sensibilidad extrema y como tal lo ha demostrado en esta producción. Innovó con el formato, prácticamente una sesión de teatro muy medido; también en la emisión, con episodios de lunes a viernes en los que cada episodio emula una sesión de terapia con un psicólogo. Densísima, cierto. Pero con sus interpretaciones afiladas como agujas y unos personajes con seis o siete dimensiones, no hay más que decir: ¡Oh, cielos, ésa es la serie que yo quiero escribir! Además, puesto que le han concedido una tercera temporada vamos a poder disfrutar de una nueva tanda de personajes que nos estremezcan y nos enseñen todas las caras que esconde la naturaleza humana.

El ala oeste de la Casa Blanca Ésta es probablemente la serie que más me cuesta seguir por su característica chat and talk elevada a la quincuagésima potencia. Los diálogos de la serie no tienen nada que envidiarles a las demás series que he mencionado. Sus tramas de temporada son igual de interesantes y compactas que las de Los Soprano, dos series con las que me pasa lo mismo: sé que está pasando algo gordo a lo largo de toda la temporada, pero se trata de algo tan sutil que hasta que no concluyo el nuevo tomo no entiendo qué he estado viend durante horas y horas. Su realismo utópico se ganó el derecho de ser una de las series más queridas de los Estados Juntitos con ese gobierno progre liderado por el mejor presidente que la ficción haya podido dar jamás, Bartlet. Y todos, digo TODOS sus personajes son imprescindibles para que la maquinaria tanto del gobierno como de la serie no falle. Chapeau!

lunes, 14 de diciembre de 2009

Yo soy Cuentacuentos


Llevo tiempo planteándome hablaros de una web única y muy interesante, pero lo pospongo continuamente y al final hace falta una circunstancia especial para que arranque. El Cuentacuentos comenzó hace cuatro, cinco años, no sé muy bien, en el carcamal href="http://cuentacuentos06.spaces.live.com/">MSN Spaces. Se trata de un lugar de encuentro para los jóvenes (y no tan jóvenes) escritores noveles o aficionados a la escritura. La propuesta es sencilla: cada martes nos dan una frase, y a partir de esa frase debemos crear un cuento cada uno en una semana. Se publica en lunes, tal que asín. De este modo, a partir de una frase podemos encontrar hasta cien historias distintas. Si bien es cierto que en un principio la participación era más activa, la creación de la nueva web y foro promovieron que los vínculos entre los participantes fueran más allá de lo estrictamente literario. Por si fuera poco, el elemento cuentacuentil dispone de una gota de misterio. El cotarro lo “dirige” un anónimo Señor de las Historias desde que nació la propuesta en diciembre de 2005, que se dice pronto.

¿Qué es para ti ser un Cuentacuentos? Veréis, uno nace con un don. Hoy en clase de Patología hemos empezado a hablar de los distintos tipos de inteligencia, y uno ha dicho que hay gente que sabe escribir y gente que no. Eso es innato; pero claro, como todas las cosas, si se deja de lado, esta capacidad se atrofia. Como yo no quería que se atrofiara por nada en el mundo, me puse a escribir. En primero de carrera tuve Internet por primera vez (robado de la wifi de un vecino, pero Internet) y gracias a ello se me abrieron infinitas posibilidades. Hay escritores a los que les da pánico enseñar lo que escriben. En ese aspecto yo soy un exhibicionista y no dejo de pasar cuentos y mis poemas a todo el mundo.
Ya había abierto mi blog en MSN cuando descubrí la iniciativa Cuentacuentos. Llevaban apenas dos o tres meses escribiendo cuando me uní a ellos. Al principio la actividad era frenética: todas las semanas publicaba un nuevo cuento. También es verdad que antes tenía más tiempo o me distribuía mejor. La cuestión es que el esfuerzo de cada semana hace que alguna vez brille algo en condiciones. Practicas diversas herramientas narrativas, cambias de género, experimentas con personajes cada vez más distintos entre sí… Y lees, lees mucho. Lees cincuenta historias a la semana, muchas de ellas paja, de acuerdo, pero de vez en cuanto destaca uno de los mejores cuentos que jamás puedas leer.

Vamos, creo que aún no he explicado muy bien qué es ser Cuentacuentos para mí. Con Cuentacuentos he aprendido a escribir, a ser crítico, he hablado de libros, de autores, pero también de cine, televisión, música, teatro… De lo divino y lo humano. Gracias a Cuentacuentos escribí mi primera novela corta y pude ir a Mollina y ganar algunos premios, y conocer a personas que probablemente ya son imprescindibles en mi vida. Gracias a Cuentacuentos he ido a Madrid y he tenido casa, he ido a Ávila sin que mamá lo supiera, he reído, he reído, no he llorado, he querido creer que soy bueno, he criticado implacablemente a colegas… Y he crecido mucho en estos cuatro años de vida escritorcil como para ahora no pensar en ellos un poquito cada día. Dicen que Cuentacuentos se es para siempre, aunque sólo pases una semana y dejes un cuento. Como en todo lo mejor y en lo malo, una vez que entras no puedes salir. Eso sí, si algo malo tiene El Cuentacuentos es que me ha hecho escribir mis mejores historias, y no sé si es algo de agradecer o no. Y que me ha drenado cienes de historias, pero no puedo dejar de seguir enganchado a esta droga. Muy recomendable, amigos.

Las mejores series de la Historia I


Ahora que todo el mundo hace su top ten con las mejores series de la década/del año/de una cadena, yo me he puesto a pensar en los que considero mejores productos de la historia de la caja catódica (o menos catódica). La cuestión es que me han salido más de 10, que hay muchas que no he visto y que me he dejado llevar por los diferentes géneros para crear una selección ecléctica. El orden es meramente orientativo:

A dos metros bajo tierra. INDISCUTIBLE. NADA supera al drama sobre la familia con una funeraria en HBO, de mano del guionista de Allan Ball. Unos guiones firmísimos, drama, humor negro, un reparto por cliché que suene en estado de gracia y cinco años que se nos pasaron en un suspiro. Pongo la mano en el fuego por esta serie y me la juego. La defiendo a muerte. FIN. Ese final... se me ponen los pelos de punta de pensar en él.

Buffy Cazavampiros. Cutre, estúpida, de vampiros, para niños... Y un mojón que se coman, señores y señoras. La serie donde mejor se ha demostrado la evolución de sus personajes sin perder sus señas de identidad, con temporadas mejores y peores, de acuerdo, pero con un nivel global muy por encima de la media. Es más, una serie que ha envejecido con muchísima dignidad salvo por los ropajos que me traían los protagonistas en las primeras temporadas. Una serie que, naturalmente, destaca no por su factura o interpretaciones (bastante decentes, dicho sea de paso) sino por una escritura que enriquecía un universo en expansión continua. Sólo me queda decir: Restless, Once more, with feeling, Hush, llave, Glory, The body, Spike... Fantasía, cómo no, pero la crème de la créme de la fantasía.

Expediente XCuando era pequeño vi un capítulo que me dio un miedo horrible. Con el paso de los años, como me dio por la vía del terror, lo volví a ver y me pareció malo, incluso de risa. No obstante, esa misteriosa pareja de agentes del FBI que investigaban fenómenos sin explicación lógica me seguía llamando a pesar de que no la vi hasta varios años adelante. Ciencia ficción, paranoias, conspiraciones y alienígenas, muchos alienígenas. El I want to believe me llevó a tragarme TODAS sus temporadas y a llorar junto a Mulder y Scully en sus momentos más putos. Y no me cayeron tan mal los agentes Dodget y Reyes, carajo. Y espero que algún día se reconozca la gran actriz que es Gillian Anderson. ¡Y Mulder es el hombre y Scully la mujer! Y ojalá hagan peli pal 2012 cerrar la gran trama que englobó la serie al completo.

Urgencias. El primer drama al que me enganché, viéndolo a escondidas en la madrugada de los días laborales (en mi casa éramos de acostarnos a las 12 y yo bajaba en silencio a verlo). La Madre de las series médicas que se predican ahora tanto (y tan mal) nos dejó 15 temporadas de aúpa y un potencial inagotable que la cadena dejó de exprimir el año pasado. Una lástima, por Urgencias es probablemente uno de los mejores dramas que ha parido la "caja tonta", y eso que nació hace taaaaaanto y fuera del cable. Hizo historia y marcó la forma de hacer televisión con esos travelling infinitos en los que los personajes no dejaban de hablar y entremezclaban dos y tres tramas de un modo naturalísimo. Y Maura Tierney, George Clooney, Noah Wyle, Julianna Margulies...

Friends. LA COMEDIA. Yo es que no entendía muy bien a Senfield, Frasier y demás tiparrones y, qué carajo, me crié con Phoebe, Joey y Chaendler. Me reía desde mi edad más tierna y corría como un loco tras la llegada del autobús del instituto para que me diera tiempo a verla antes de comer. Es más, la habré visto cinco o seis veces y sus personajes son tan buenos, están tan bien construidos e interpretados que no pueden fallar. Además, todos hemos hecho más de una vez alusión a la serie, nos hemos mandado a tomar por culo agitando los codos o hemos dicho: como cuando Phoebe... y cantamos con los amigos Smelly cat (por favor, dedidme que no me pasa sólo a mí...). Ni HIMYM ni nada ha logrado equiparar esa estabilidad, ya que Friends, sigamos con las frases hechas, mejoraba con los años como el vino.

Mañana más, pero no mejor, que es la misma calidad :)

sábado, 5 de diciembre de 2009

Lluvia de albóndigas


Hablar en 2009 de animación 3D es hablar de Pixar. Pixar es el Olimpo de la animación y pega fuerte fuera de ese ámbito. De este modo, sus competidores parten con una gran desventaja. El espectador va a mirar las películas de otras productoras con un ojo crítico fulminante. Las películas no son malas, pero estamos acostumbrados al ibérico de pata negra. El resto puede sabernos a paletilla.

Esto es exactamente lo que ocurre con Lluvia de albóndigas. La película no es mala, pero no es Pixar. La produce Sony Pictures, que no lo hace nada mal. El detalle en la recreación de los alimentos se agradece, con texturas muy ricas, aunque se echa en falta cierta sutilidad en el conjunto. La historia, por su parte, no es original: se tarta trata de la adaptación de un libro infantil homónimo (por homónimo entiéndase el inteligente título original, Cloudy with a chance of meatballs). En ésta un joven inventor desea crear algo que cambie la vida de la gente, que la mejore y por lo que su padre se sienta orgulloso de él. Puesto que vive en un pueblo costero donde la economía procede de las conservas de sardinas (pescado que, por otra parte, Flint detesta) decide convertir el agua en comida.

Obviamente las cosas no serán tan fáciles como yo las presento. También es obvio que al final triunfará en su empeño y todo el pueblo se volcará con el joven y patoso creador, pero nadie ha previsto que esa oportuna lluvia de comida, fuente de turismo y atención mediática (aquí entra la reportera de la cual se enamora nuestro protagonista) de todo el país, puede convertirse en una auténtica tormenta destructora que amenaza todo el mundo. Ya saben: hecha la ley, hecha la trampa.

A grandes rasgos esto es lo que cuenta Lluvia de albóndigas. ¿Por qué afirmo entonces que es una buena película? Pues verán, además de que la animación es notable, el guión cuadra muy bien. Todos los elementos que aparecen en pantalla cumplen una función en el desarrollo de la trama. Luego funcionan los toques cómicos, la historia de superación, la relación padre-hijo (temas chicles cliché que van rodados en una cinta infantil)… Porque las aspiraciones de esta película, y éste es su mayor pro y su mayor contra, son básicamente las de entretener. Desaprovecha una oportunidad única de denuncia social contra la obesidad o comida basura, no digo ya de las consecuencias negativas de la globalización (señores, si hay películas destinadas por entero a criticar algo, unas páginas de guión no cuestan tanto). Pero como vengo diciendo, la película es para niños. Los adultos no se aburrirán porque, llegados a estas alturas, los dibujos para niños pasaron a mejor vida desde… ¿Los Picapiedra? Los personajes tienen más de 3 dimensiones, algo imprescindible: el protagonista cae bien desde el primer minuto por muy pardillo que sea, la reportera no es mero objeto de amor de Flint, hasta el mono “tuneado” o varios secundarios que tienen su rol en la película, no pasan para hacernos reír una vez sin más.

Lluvia de albóndigas conjuga varios aspectos que nos gustan: una historia de superación personal, parodia del cine de catástrofes, personajes simpáticos y animación en tres dimensiones. Su mensaje es algo simplista, cierto, y es una película para niños, sí. Pero de tiene que haber de todo en la villa de Kubrick. Aunque tengamos que aguantar el doblaje de Flippy.


Eso sí, imprescindible ver entre piscolabis y aperitivo.

Nota: 7

miércoles, 2 de diciembre de 2009

La incomprendida ministra

Podría escribir sobre esta señora un drama digno de Emmy, Pulitzer, Oscar... pero me voy a centrar en la increíble historia de una mujer que, sin quererlo ni beberlo, y muchas veces por culpa de la ignorancia, se ha visto convertida en el villano post Ramoncín por excelencia. Con todos ustedes, Ángeles González-Sinde.
_______La gente (en su mayoría) no la conocía antes de que la nombraran ministra. Bueno, hasta ahí normal, dada la poca relevancia que se le da en estos lares al cine español y a los Goya. Bien, esta señora debutó como directora en 2003 con una película, a mi parecer, buena sin ser nada del otro mundo, La suerte dormida. La película, en pocas palabras, podría definirse como una Erin Brockovich española con Adriana Ozores a la cabeza. Se llevó un Goya. No es que comenzara esta mujer a trabajar hace 6 años, si bien dirigir profesionalmente no lo hizo hasta entonces. Llegó, vio, venció. Pero su carrera como guionista es mucho más larga, no vayan a pensar que es otra sinvergüenza que vivía de chupar el tarro y de pedir subvenciones y cosas que pagamos todos los españoles. Esta mujer, González Sinde, era escritora antes que directora.
_______Sigamos con las referencias al país incomprensivo. Escribir, perdóneme usted, no es trabajar. Trabajar son las doce horas que me tiro en una oficina, el trabajo que me llevo a casa, los ladrillos que carga mi padre a pleno sol o pleno frío desde las siete de la mañana. ¡¿Pero escribir?! ¡QUÉ COJONES ES ESCRIBIR! Pues escribir, muy señor mío, es algo que no todo el mundo no sabe hacer.
-Pero es que yo pienso de que... ¡yo no leo, que les peten a los escritores!
_______Claro. Ni te pasas cuatro horas al día delante de un monitor, ya sea viendo Sin tetas no hay paraíso, Lost o Sálvame. Todos, y digo todos estos programas funcionan con un guión mejor o peor que ha escrito una persona o muchas. Con lo que han escrito estas personas viven actores/presentadores, técnicos de cámara, de iluminación, los encargados de atrezzo, diseñadores, peluqueros, hasta el que reparte la comida y los cafés. Y todas estas personas cobran por hacer eso, y sus familias se mantienen con eso. Y por eso tienen todo el derecho del mundo a quejarse.
_______Ángeles González Sinde participó en una cinta-homenaje a las víctimas del 11M. No sé si su aportación fue mejor o peor, pero os puedo hablar de otro de sus trabajos. El año pasado, cuando aún no era ministra ni nadie se lo esperaba, adaptó una novela preciosa de Elvira Lindo, Una palabra tuya. La vi en verano en el cine y arrastré conmigo a varios amigos porque la historia era buena y, cómo no, la película resultó ser un acierto. Ángeles González Sinde ha llevado su trabajo bien hasta la fecha. Su trabajo consiste en escribir y, de vez en cuando, dirigir algo. Todo el mundo se jacta diciendo: "Bah, la ministra de la incultura, que escribe mierdas como Mentiras y gordas". Hay parte de cierto y parte de incierto en esta afirmación. Mentiras y gordas es una mierda, cierto. No sólo la perpetró González Sinde; de hecho, yo sólo he leído su aportación como mera colaboradora. La película fue un acierto: arrasó en taquilla, que era lo esperado. Esta mujer como ministra no vale nada, también es verdad.
_______Con lo feliz que era ella cuando sólo escribía y dirigía. Había escrito guiones para varios episodios de Cuéntame, de buenas películas como La buena estrella, La puta y la ballena, Heroína, Los aires difíciles... De repente, Zapatero la llama para ocupar un cargo ministerial. Casi nada: ya se discutió mucho en su día si la elección era la propicia. Os voy a confesar que cuando salió a la luz yo tenía fe en ella. Lo mismo es porque, como egocéntrico que soy, me sentía importante porque ya sabía de esta mujer bastante más que el resto de la gente que me rodea. Pero fue un epic fail por una sencilla razón: alguien que está perfectamente involucrado en el proceso de creación y producción artística no puede ser imparcial. Y en un Ministerio se espera, cuanto menos, imparcialidad (Una de las dos Españas ha de helarte el corazón).
_______Y pasemos ahora al problema gordo al cual se enfrenta esta mujer y los errores mayúsculos que ha cometido. España es el país líder en descarga ilegal de material cultural. Ya descargamos por inercia. Tengo unos primos, por ejemplo, que se bajan todas las películas que aparecen en el torrent. TODAS sin distinción: desde un drama checo a una peli de la Coixet a lo último de Vin Diesel. ¿Por qué? Porque es GRATIS (y no me vengáis ahora con la mierda del canon). Y lo mismo pasa con la música. Este problema sólo se da en las industrias cinematográfica, discográfica y televisiva. ¿Qué pasa si la gente se descarga cosas? La cartelera se va al garete, las discográficas se van al garete, toda esa gente de la que hablaba se va al garete (hasta la señora que va a limpiar los despachos de la productora todos los viernes se queda sin trabajo). En esto que hay que tomar medidas. ¿Qué hacemos, Ángeles González Sinde? Es que yo ya no sé, estos mamones no aprenden. Ya tienen el canon y nada, ni así...
_______Lo del canon manda a tomar por culo la presunción de inocencia. Luego imaginad a todo el personal diciéndole: "tía, anda, tendrás que hacer algo, que nos roban la música, que nos roban el cine, que se acaba la cultura...". Con tanta presión a la ministra se le va la olla y le da por afirmar que se van a cerrar las web de descarga y que se va a poder investigar las fuentes de descarga y tal SIN AUTORIZACIÓN JUDICIAL. Lo que pretendía ser una fantasmada se le fue de las manos... Y sí, un cliché encantador, pero hecha la ley, hecha la trampa. Se da en Internet un movimiento brutal diciendo que esto va a ser el puto fin del mundo, manifiesto de por medio, y es tal la reacción social y político que el mismísimo presidente del Gobierno tiene que desmentir dicha afirmación en público. Porque claro, no va a haber entendimiento por las partes interesadas-afectadas. Por una parte, los creadores no quieren ceder porque qué cojones, no van a trabajar gratis por mucho que los llamen fascistas de mierda y ladrones y piojosos y que viven del cuento; por su parte, los internautas dicen que nanai, que yo no voy a dejar de bajarme Lost o la última peli de Megan Fox o Tom Cruise o el drama checoslovaco. En la reunión para que las cosas se solucionen tranquilamente, la ministra "tiene que irse", y aunque ella afirma que todo ha sido un éxito, una primera de muchas conversaciones, aunque queda mucho por discutir, los expertos dicen que y una mierda que te comas, Sinde-scargas, Sinde-rechos, nadie va a hurgar en mi ordenador porque eso es anticonstitucional. Privado. Top secret. El PP metiendo cizaña, para variar y convencer a los jóvenes de que los valores conservadores molan, porque queremos crucifijos en las aulas, pero os vais a poder descargar lo que os salga de los mismísimos. Surge también un conflicto entre Ministerios, ya que a Economía no le interesa que se cierren estas webs de tráfico de material pirata: la gente no va a querer, pues, 10 megas o 20 megas o ¡100 megas! Que ya me diréis, ¿no nos incitan a descargar ofertando velocidades tan burras como ésa? La gente se bastará con lo mínimo para que me funcione el Spotify y me carguen los videos del Youtube. Las compañías telefónicas se irán al garete, y Telefónica no es precisamente una pequeña aportación a la economía española, ergo todo el país se irá al garete.
_______Total, y en pocas palabras, no seáis agonías, que las descargas van para largo y la picaresca española no conoce rival y el futuro de todo está en la red. Eso sí, sean consecuentes y no se bajen dramas serbios por bajar, y si les gusta una serie o una peli pues se la bajan, pero últimamente lanzan unas ediciones DVD muy majas, muy cuidadas y bastante asequibles. Que yo descargo como el que más, pero ya he confesado y justificádome. Y un último apunte: no crucifiquéis a la Sinde, que si no hubiera sido ella lo hubiera hecho otro y ha hecho lo lógico en su caso, velar por sus prioridades. Que escritor se nace, con todas las consecuencias.
_______Sé que me dejo ahora mismo mucha chica, pero ya habrá tiempo en los comentarios.

lamusique

No podría vivir sin

eveybody's gotta learn sometimes

Un libro

Un libro
Un saco de huesos, Stephen King