And do you brush your teeth before you kiss? Do you miss my smell? What about me? What about me? What about...?


Va dejando trozos de él por todas partes. Algún día desaparecerá conforme anda.

martes, 17 de octubre de 2006

A veces...

A veces tengo la sensación de que los comentarios que dejan en mis blogs tienen más interés que lo que cuento. A veces también tengo la sensación de que no soy capaz de continuar escribiendo, de que me bloqueo, de que el tiempo transcurre espeso como aceite, como miel amarga, y sin embargo no encuentro un hueco para seguir viviendo virtualmente. A veces me siento culpable por desatender estos vínculos. A veces todos tenemos la urgencia de tomarnos un tiempo, voluntaria o involuntariamente. Por eso os invito a leer los comentarios si habéis leído todo lo que hay por aquí; tal vez los encontréis interesantes.
Escuchad Un hombre sin trabajo, de Pastora. O Día tonto, o cualquiera de sus canciones. Y no perdáis la ocasión de ver Urgencias, la serie madre de las series de médicos. Mala hora, los fines de semana a las 12 o cosa así, pero ya no me sorprende nada.

A la espera de un cambio grande…

Ufff... qué rareza, no sé, cosas mías, pero qué rareza...

4 comentarios:

Anónimo dijo...

como van a ser los comentarios que deja la gente mas interesantes que lo que escribes!

Si no escribieras, seguro que no dejarían comentarios, eres el origen de los interesantes comentarios, ¡entonces tus entradas deben de ser interesantes!

Y todos sabemos que los meses de inspiración son: febrero, junio, julio y septiembre... ¿por qué será...XD?...a veces pienso que parte de mis neuronas están inactivas el resto del año...jaja

Immer ich. dijo...

Creo que Anya tiene razón. Si tu no fueras interesante, la gente que te rodea tampoco lo sería...

Todos necesitamos de vez en cuando un descanso... una época en la que no hacer nada... nada. Descansar cuerpo, y sobretodo mente.

Es agotador. Todo.

¿Raro? ¿El qué? Como dijo una amiga mía, hoy en día lo raro viene siendo ser normal... jeje.

Te he dicho ya que te echo de menos?
I touch the fire... and it freezes me.

Anónimo dijo...

A mí me pasa que no me suelen interesar los comentarios que me dejan. De hecho, suelen ser éstos los que me arrebatan la motivación, porque casi nadie entiende de qué coño estoy hablando y se dedican a soltar toda clase de estupideces y eso frustra. Pero claro, muy poquitos, entre los que te incluyes, suelen dejar cosas que vale la pena leer. Y eso es lo que me anima a seguir admitiendo los comentarios.

Y respecto a escribir... yo escribo porque me gusta, y me parece interesante el compartir lo que pienso y siento con los demás. Sobretodo si a alguien le sirve.

un besazo enorme :)

Anónimo dijo...

No huyo del messenger, me han bajado dos veces. De todos modos, me resultaban, a raíz de unos cambios que hicieron, creo que por primavera, me resultaban demasiado escandalosos de color y con demasiados muñequitos. No sé, cosas mías.

Este blog me lo preparó un amigo del antigo espacio. Me encuentro muy cómodo en él. Tiene lo que yo quiero: un espacio donde colgar algunas cosas, sin elementos que distraigan la atención.

Y en la linea de lo que dices y comentan otros, creo que los comentarios me animan a seguir haciendo estas cosas: la presencia del lector, su respuesta a mi estímulo (más o menos inteligente, cada uno da lo que tiene) es fundamental para mi, al menos en este momento. Sería muy difícil tener tantos lectores atentos en una publicación de papel.

Con todas las limitaciones que quieras ponerle (hoy he estado en una presentación de un libro de poemas, no mío) el ambiente de los blogs es más auténtico que el que se respira en esas presentaciones por todo lo alto, con panegíricos y emocionadas palabras del autor: Al final, sólo yo compré el libro, los demás hablaban de cualquier cosas mientras tomaban un vino.

Disculpa este rollo. Saludos: ¡Visitez l´Espagne!, pasad por mi espacio, jajaja.

AQUÍ:
http://antonioinigo.ueuo.com

lamusique

No podría vivir sin

eveybody's gotta learn sometimes

Un libro

Un libro
Un saco de huesos, Stephen King