And do you brush your teeth before you kiss? Do you miss my smell? What about me? What about me? What about...?


Va dejando trozos de él por todas partes. Algún día desaparecerá conforme anda.

lunes, 24 de marzo de 2008

Cuentacuentos 41


6 comentarios:

Adri dijo...

Vaya, parece que no soy el unico que veia la serie de Gargoyles después de venir del colegio. Incluso está Goliat y todo, aunque claro cambia la ambientación y no están los compis suyos que tenían nombres de barrios de Nueva York.

Me ha gustado la historia aunque la introducción es un poco larga, no sé yo soy de los que les gusta entrar en harina rápido. Pero luego ya la historia de amor entre la mujer y la gargola es de estas clasicas qque tanto molan de las peliculas antiguas.

Ah, pregunta obligada XD: Si la mujer se hubiera quedado embarazada ¿Qué hubiera salido?. Y otra XD:Si las gárgolas son mamíferos ¿Cómo es que ponían huevos? Si, si ya sé que todo se puede resolver diciendo que lo hizo un mago, pero no pude reprimir la tentación.

Tormenta dijo...

Muy bueno, como siempre, tu imaginación no tiene límites... quizás te diría que parece escrito un poco a prisa, y que la estructura a pesar de ser lineal me resultó algo confusa. Por lo demás, es un buen relato.
Un besito :)

Anónimo dijo...

(Suspiro)
Eres un genio, Jose.

Qué terrible...

(Silencio)

(María)

Popi dijo...

Me ha recordado a la serie Gárgolas, que veía siempre, cada mediodía después de comer, en la mili. Y hasta ahí me has llevado, a recordar a viejos conocidos con los que no compartí más que nueve meses, gente que te enseña que lo que más dura no es siempre lo mejor.
Me quedo especialmente con el párrafo que empieza: "Había una sola gárgola que no se acercaba a las casas de los humanos." Tiene un ritmo muy dulce.

Sobre mejoras posibles, a tu bola, que es tu cuento y nadie lo conoce mejor que tú. Lástima que cuando se releen no te aporten ni la mitad de lo que dan cuando se crean. :P

Un abrazo artista.
:)

Carlos dijo...

De piedra casi me quedo con el pedazo de sorpresón que me diste killo!!! Te lo agradezco mucho, lo sabes.
Me da que por las noches eres la Alhambra que tomas forma humana e impregnas de magia tus textos.
Craso error el que deje para mas tarde un relato tuyo al ver su extensión, porque siempre que se llega al final uno lamenta haber llegado, haberse hecho tan corta la lectura.
Si se enamoran de la Venus de Milo por qué no va a poder una gárgola enamorarse de una humana? Esa masa temerosa y a la vez arrasadora que conforma la muchedumbre humana, y que tan bien describes,es el peor tsunami que existe contra el patrimonio de la humanidad. ¿Quién sabe cuanto de verdad nos habremos cargado a lo largo de la Historia de lo que hoy en día figuran con el sello de mitología o leyendas?
Un abrazo fuerte genio!!

Aaron dijo...

Me encanta la imagen de las alas dibujadas en la arena, que convierten a Elisa en aquello que nunca pudo ser. Aunque ahora te odio por conseguir que me cale un relato de amor jajaja.

Ya en serio, me gusta tanto como todas las malditas palabras que salen de debajo de esa mata de pelo que gastas. Es mágica como solo lo son las historias antiguas, y tierna en su justa medida...

Chapeau!

lamusique

No podría vivir sin

eveybody's gotta learn sometimes

Un libro

Un libro
Un saco de huesos, Stephen King