And do you brush your teeth before you kiss? Do you miss my smell? What about me? What about me? What about...?


Va dejando trozos de él por todas partes. Algún día desaparecerá conforme anda.

miércoles, 28 de enero de 2009

Aída sin Aída o la beatización de Aída


7 Vidas le debía mucho a Carmen Machi, y por eso le dieron su serie (me parece que es la primera vez que ha pasado esto en España). A Aída le añadieron su familia desestructurada, un barrio bajo, vecina prostituta mediante y un cacique españoleitor como dueño del bar del barrio. Y la cosa funcionó; y si funcionó, entre otras cosas, fue gracias a un casting acertadísimo, guiones rápidos y llenos de chistes continuos, como manda la buena tradición de la comedia. En esto que la actriz, en parte quemada por un personaje que puede pesar tanto tras estos años, y coartando su libertad interpretativa que, por otra parte, es asombrosa, decide poner pies en polvorosa. ¿Y qué deciden los guionistas? Algo que marcará tradición en nuestra televisión, le hacen una beatización, es decir, se va la protagonista, quien da nombre a la serie (a lo Yo soy Bea) pero siguen adelante. Podrían haber hecho una serie derivada de ésta cambiando el nombre a, no sé, Esperanza Sur, como el barrio, pero no: Aída seguirá siendo Aída. Y aunque en un principio iban a matar al personaje de un cáncer de mamá, después recapacitaron y dijeron oye, esto es una comedia y vale que las historias de estos personajes sean desgracias, pero matarla de un cáncer es colarse un poco, ¿no?, e imposibilitamos la vuelta de Machi si no encuentra su sitio. ¿Qué hacen, pues? Traen a un personaje que sobrevolaba cual poltergeist desde el primer episodio, la Soraya, hija mayor que se fue de casa tras quedarse embarazada y pelearse con mamá Aída. Ahora vuelve en la piel de la pija de Escenas de matrimonio (Miren Ibarguren, aquí es la primera vez que chirría el casting…) con una hija bajo el brazo que, para más inri, se llama Aidíta, como su abuela. Olé. Entonces se buscan un argumento pa despedir a Aída de forma grande: el marido de Soraya es un maltratador, y cuando Aída presencia las agresiones discute con él hasta que, llegado un momento, le pega un planchazo en la cabeza y éste cae muerto. Claro, Aída quería lo mejor para su hija, pero la justicia es la justicia y deciden llevársela a la cárcel. Se va como una madre coraje, querida por los suyos y por los espectadores en una despedida en la que los guionistas no acertaron; se hacía realmente triste cada adiós, sólo se salvaron con un mítico Si me queréis, irse! Pero no se lo reprocho: para mí, Aída siempre ha sido el dramón de nuestras pantallas. Ni Cuéntame…, ni Amar en tiempos…, ni Sin tetas no hay paraíso ni leches. La historia más triste que han contado nuestros guionistas es la de Aída, y el acierto es que lo han hecho arrancándonos auténticas carcajadas desde el humor zafio al más refinado, abarcando un amplio conocimiento del género. La cuestión que yo quería tratar es cómo va a seguir la serie a partir de ahora, y lo cierto es que las posibilidades son amplias.

Llevo varios días dándole vueltas a la cabeza, y si yo fuera el jefe del equipo de guionistas seguiría el siguiente arco, con subtramas planteadas. Ahora que Mauricio y Machu-Pichu se han casado, ¿qué mejor que emprender algo juntos? Por ejemplo, Machu-Pichu quiere abrir un locutorio para ganar dinero y poder traerse a su familia. Mauricio accede porque a él Internet, como a Homer Simpson, le recuerda a dinero, y entonces tiene que dejar el bar, hasta el momento su único proyecto que ha funcionado. En esto entra la Soraya (sic), que decide arrendárselo a cambio de una parte de las ganancias. Con el bar tenemos cubierto el cupo, pueden ir circulando como camareros/cocineros/lo que sea el Luisma, la Macu (enorme Pepa Rus!), la Lore y el Jonathan. Cómo no, Eugenia en la cocina… Vamos, así le quitamos protagonismo a la Soraya, que no funciona porque no cuela que haya salido de Aída, y tiene que volverse barriobajera total, convertirse en la Raimunda de Penélope Cruz o que la liquiden rápido. Luego está Aidita, que es un personaje con potencial porque puede afectar a casi todos los demás. Desde compartir cuarto con el Jonathan (con TODO lo que puede conllevar compartir cuarto con un adolescente conflictivo), y puede también que la niña sea el polo opuesto de la familia, es decir, en ella están todos los genes buenos de los García y tiene mucho potencial intelectual; ahí entra Fidel como su Sócrates particular para conseguir al Platón del siglo XXI (versión femenina 2.0); además, a Aidita como que le hace tilín Fidel. Al final de temporada, como el locutorio funciona muy bien (después de todo estamos en un barrio pobre…) Machu-Pichu se trae a sus chamaquitos y Mauricio se ve de la noche a la mañana como cabeza de familia. ¿Qué mejor lección para el machista, fascista, explotador, cutre, xenófobo, homófobo, anticuado, aficionado a los toros y al mus, y algo pervertido [Wikipedia dixit] del barrio que ser el padre de una troupe de ecuatorianitos? Además, ahora que Aída se ha ido podría regresar su exmarido, que al fin y al cabo es el cabeza de familia para llevarse a los hijos de su lado (esto sólo daría para unos episodios…). Los únicos que quedan algo descolocados son Chema y Paz, cuyo vínculo con Aída era más directo. Tal vez Chema, en un alarde de buena voluntad, pueda ser el avalista de Machu-Pichu en esto del locutorio. Y a Fidel que le busquen ya un novio y dejen de tontear con la posibilidad de ese amor imposible con el Jonathan, por muy enamorado que esté de él. A Soraya que le salgan pretendientes con Paz haciendo de Celestina, y ya los tenemos a todos colocados. Y ya, si faltaba algo, pueden aparecer la madre de Fidel, el tío Genaro de la Macu e incluso la madre de Mauricio. ¿Qué me decís? ¿Tiene o no tiene posibilidades esta serie? Por algo es la mejor comedia de España. Ni Pacos, ni Escenas, ni la horrorosa ¡A ver si llego! He dicho.

5 comentarios:

Mj dijo...

Enorme post, este. Si tuviera dinero, te compraría una serie para que la guionizaras!

Sunne dijo...

se te ha ido la pinza-.jajaja

Aída sobraba en Aída, era la peor, yo creo que estos capítulos están siendo muy buenos.

vertigo dijo...

Pues uo ya veo estas últimos capítulos muy previsibles y con los mismos chistes de siempre. Me está empezando a cansar.
Aunque no está mal para pasar el rato.

Peazo entrada la tuya,jajaja

Saludos!

Leire dijo...

a mi aída me encanta y me seguirá gustando. Carmen Machi me parece una maravillosa actriz y, aunque ella se vaya y la serie pierda parte de su gracia, siempre nos quedará " el Luisma ".
Besitos.

MARALA dijo...

Ja ja ja, genial la entrada.

Pues yo estoy no estoy muy convencida con este nuevo enfoque. La tal Miren Ibarguren no me convence nada como actúa y el resto de personajes creo que estan tan quemados como la propia Aída.

Ya puestos a inventar... ya que Aída ha sido el primer Spin-off en España, podían haber rizado el rizo y hacer un Spin-off saliendo de Aída (por ejemplo con Luisma y Macu de protas)

lamusique

No podría vivir sin

eveybody's gotta learn sometimes

Un libro

Un libro
Un saco de huesos, Stephen King