And do you brush your teeth before you kiss? Do you miss my smell? What about me? What about me? What about...?


Va dejando trozos de él por todas partes. Algún día desaparecerá conforme anda.

jueves, 8 de enero de 2009

Nieva


Nieva.
Nieva y tú no estás.
Y no estarás
y el frío permanecerá
como un epitafio en su lápida,
como un testigo de Jehová
por mucho que lo despaches,
como la osadía de
un niño perdido en Nunca Jamás.
¿Recuerdas,
recuerdas cuando dije
somos como dos copos de nieve,
y tú respondiste, más como un
gancho que como una réplica,
que cada copo es único?
Nieva.
Nieva y tú no estás
y no es noticia que no estés,
sino que nieva donde la Alhambra.
¿Y de qué me sirve “la Roja”
vestida de blanco
si tú no estás?
Y aun así no quiero que deje de
nevar para que se te hiele el pulso
y vengas de nuevo a manos
de tu maestro relojero.
Eras un mecanismo perfecto
hasta que perdiste mi engranaje,
mi yo, mi pieza.
Por mucho que nieve.
Nieva.
Saldré a lamer copos de nieve
hasta olvidar tu saliva,
tu sonrisa, tu dentina,
tu derretirme en tu boca.

2 comentarios:

Gaëlle J dijo...

Me encanta... Qui fuera la persona que te inspira...

Aqui nevo el lunes y todavia queda mucha... Hacemos batallas de nieve como niños, nos nevo en un examen y todos a nuestra manera nos olvidamos del examen... Tengo las fotos en tuenti y facebook!
A ver si sigue nevando que el sabado ya estaré por las calles de la gran Elvira que luce como coronita blanca, la Roja perfecta...

El guardián dijo...

Ojalá siga nevando... créeme que no te gustaría ser quien me inspira :P

lamusique

No podría vivir sin

eveybody's gotta learn sometimes

Un libro

Un libro
Un saco de huesos, Stephen King