And do you brush your teeth before you kiss? Do you miss my smell? What about me? What about me? What about...?


Va dejando trozos de él por todas partes. Algún día desaparecerá conforme anda.

domingo, 26 de abril de 2009

Manías del escritor

A la hora de escribir me pongo en tensión. No sé cómo escribirá el resto de la gente, pero como siempre (más allá del género) escribo cosas con bastante fuerza emocional, me emociono y tecleo con más fuerza de lo normal, sobre todo cuando se trata de un fragmento violento o especialmente sensible en la trama de lo que cuento. No tecleo, aporreo cada tecla como si pudiera imprimir esa fuerza a las palabras, como si acaso pudiera (ja!) transmitir algo mediante cosas tan absurdas como palabras. No way! Luego están manías más románticas, como la de llevar SIEMPRE conmigo un bloc en blanco (me vuelven loco los cuadernos en blanco, serían el regalo perfecto de cumpleaños, un tocho de cuadernos en blanco y.... pilots!!) y eso, como digo, un Pilot negro en el bolsillo derecho del pantalón. Escribo lo que sea: es fácil la poesía a mano, no tanto la prosa narrativa. Cosas sin sentido, ralladuras varias, intimidades... una suerte de diario literario . Escribo donde sea: en clase, en el bus, en una plaza, con luz o casi a oscuras... pero no puedo dejar de hacerlo. No hago, tal y como recomiendan todos los escritores de verdad, un planning con toda la trama para llevar un orden y estructura adecuados. No qué va. Yo empiezo una novela y tengo bastante claros el principio y el fin (a veces esto no es así e improviso, y pasa lo que pasa, que sale una mierda), no sé elegir un lector meta, es decir, no sé determinar la edad de los posibles lectores. Escribo cosas que me gustarían leer. Escribo para mí. No sé si es bueno o malo, si lo que escribo vale la pena, pero escribo para mí. Soy obsesivo con respecto a la ortografía y gramática: no soporto un texto mal puntuado, mal acentuado. Me quita las ganas de todo. Y no me fío de mi criterio como lector porque no sé hasta qué punto me puedo alejar del Jose escritor o si soy el apropiado para determinar si algo es bueno. ¿Con qué comparo, con lo que yo he leído? ¿Con mis influencias? Es absurdo. Otra manía es la de buscar un estilo; no sé si mi estilo ya está definido, si cambia, si no, si vale la pena seguir... Y le paso lo que escribo a mucha gente para tener opiniones distintas (o no tan distintas, siempre benevolentes?). Total, éste es mi yo escritor, para bien o para mal...

5 comentarios:

Mj dijo...

Te lo repito, si quieres...¡MANIÁTICO!

Ahora me siento mal por haberte escrito en la libreta, lo sepas :S

Carlos dijo...

Lo espontáneo y anárquico domado por un pilot negro sobre fondo blanco.
Un escritor.

Un abrazo!

Anónimo dijo...

A mí lo que me pasa es que nunca estoy contento con mis relatos. Siempre les veo un fallo, incluso a aquellos que he ido dejando macerar (es expresión de MJ).
Y que empiezo con un argumento poco definido y termino por derroteros completamente distintos de los que inicilamente quería. Parece como si personajes y argumento tuvieran vida y tiraran del relato.
Rigoletto

Anya dijo...

Por el resultado, ¡para bien!
Hay demasiadas técnicas... en mi humilde opinión...:)

Daniel Givaudan dijo...

Siepre me gusta leer sobre otros acerca del proceso de escritura y sus manías, la verdad es que es lago curioso y de lo que se aprende mucho.

Habéis leído el libro de stephen king "Mientras escribo"? esta plagado de cosas curiosas y manias.

Un saludo!

lamusique

No podría vivir sin

eveybody's gotta learn sometimes

Un libro

Un libro
Un saco de huesos, Stephen King