And do you brush your teeth before you kiss? Do you miss my smell? What about me? What about me? What about...?


Va dejando trozos de él por todas partes. Algún día desaparecerá conforme anda.

viernes, 4 de septiembre de 2009

La serie definitiva: A dos metros bajo tierra... sin spoilers

La historia es un correr de nombres, apellidos, paisajes, cuerpos, historias, papeles, caminos, afanes, saludos, despedidas, recuerdos y ambiciones con nuevos nombres de lugares y nuevos apellidos

Luis García Montero,
Mañana no será lo que Dios quiera

Yo voy a morir. Tú vas a morir. Es más, ahora mismo, mientras lees esto, nos vamos muriendo (si yo no lo he hecho aún). Y es que, lo que nos iguala a todos, al fin y al cabo, es la mortalidad. Nacemos para morir años, meses, días u horas más tarde si no nacemos muertos. Nacer muerto es una estupidez; es como ir a Pisa y no ver la torre, como ser cazavampiros y morir de una estacada, como ir al cine y perderte los tráilers (en demasiadas ocasiones, mejores que la película en cuestión). Pero a lo que íbamos. Muerte. En la sociedad occidental en la que vivimos la muerte es un tema tabú. Visitamos los cementerios en ocasiones contadas, usamos el tema para asustar, compadecemos a los muertos y allegados de estos… y olvidamos, en esta visión egocéntrica de no-veo-más-allá-de-mi-puto-ombligo, olvidamos, digo, que día a día hay gente que tiene que lidiar con la muerte como parte, y a veces esencia, de su vida: médicos, enterradores, párrocos, directores de funeraria… Pero qué mal vistos están casi todos: los párrocos se lo han buscado; los enterradores y empresarios de pompas fúnebres, no. Es fácil imaginar a un señor alto, estirado, delgado y de piel cetrina con un metro en la mano y la sonrisa helada de un buitre buscando a su próxima víctima. Pero no, señores, ellos no eligen. La Señora Muerte es caprichosa.

Érase una vez un despacho de mesa alargada llena de ejecutivos bajo el lema HBO. Una mujer sugirió, casi como con vergüenza, que podían hacer una comedia sobre una familia propietaria de una funeraria. Los otros ejecutivos la miraron con recelo y le rieron la gracia, pero siguieron a lo suyo, cada cual imaginando a una familia alrededor de una mesa, los niños jugando con el puré ajenos a que debajo papá embalsamaba a la señora Holloway. La Ejecutiva Avispada fue al cine algo mosqueada y vio una película que cambió su perspectiva del mundo. La película arrasó su año en los Oscar y decidió que debía hablar con su guionista, un tal Alan Ball. A Mr Ball le gustó la idea mucho e ideó al instante su propia imagen de la serie, algo distinta de la de los Ejecutivos Aburridos. Escribió el guión para el piloto y se lo enseñó a la cadena; “Queremos más subversión”, dijeron ellos, y él lo flipó y se puso a desfasar, buscó a los mejores guionistas con los que había trabajado y escribieron la primera temporada de una serie sobre la muerte. Rodaron los 13 episodios antes de estrenarla. Arriesgaron.

Papá Fisher tiene una funeraria, fuma mucho y a los cinco minutos de episodio muere. Ruth Fisher se queda viuda con tres hijos muy distintos. Nate, el mayor, independiente, que no quiere saber nada de muertes; David, que trabaja en la funeraria, es gay y lo mantiene oculto; y Claire, una adolescente pelirroja que juega con drogas duras y relaciones tormentosas. A esta familia le sumamos dos más, los Chenowith y los Díaz, y tenemos en nuestras manos una bomba de relojería sumamente estudiada, de tan perfecta, peligrosa. Todos, e insisto, TODOS los personajes de esta serie son de un modo u otro infelices. Como tú. Como yo. Son personas más o menos afables, inestables, sinceras, entrañables, alocadas, dramáticas y humorísticas. La película de la que os hablaba, American beauty, profesaba un humor negro inherente a Alan Ball que, extrapolado a la ¿pequeña? pantalla, despliega todos los matices y armas disponibles en la sensibilidad humana. Ahora ríes, a los cinco minutos estarás llorando. Cinco más, carcajada extra.

A dos metros bajo tierra compartía parrilla con Los Soprano, Sexo en Nueva York, Oz, The Wire… todas series de pata negra sello HBO. Cuando nació en 2001 probablemente inauguró la Edad de Oro de la televisión, y cuando murió en 2005 ya anunciaba el final de esta era: cinco temporadas imprescindibles, de aúpa. A dos metros bajo tierra se planteó como cine independiente, y he de admitir que posee algunas de las secuencias más poderosas que he visto en cine y televisión, si no las más poderosas. La muerte es un tema universal, como el amor, que nunca hasta entonces se había tratado con tanta proximidad y verosimilitud. Es difícil no enamorarse de Ruth, Nate, David y Claire o de todos a la vez, u odiarlos. Porque sus actores se convierten en ellos, dejan de ser Michael C. Hall o Lauren Ambrose: son los Fisher. De Francess Conroy afirmó el mismísimo Arthur Miller que era la mejor actriz viva de su tiempo. Peter Krause pasa de ser el personaje más carismático al más incomprensible y odiado, todo esto sin dejar de ser natural como él mismo. Michael C. Hall (ahora como el descafeinado Dexter) hace una de las interpretaciones, construcción de personaje más soberbia que se han hecho jamás, actor como era exclusivamente de teatro. Y nos (re)descubrió a la australiana Rachel Griffiths, a la que vimos compartir pantalla con Toni Collette en La boda de Muriel. Lauren Ambrose ha madurado y despuntado con su peculiar belleza hasta alzarse como hilo conductor y metafórico de la serie, pero también de la vida tal y como la conocemos.

Cinco temporadas. Sesenta y tres episodios. El mejor final hasta la fecha de la historia de la televisión. En un show sobre la muerte no podían escatimar en fallecidos. Cada episodio comienza con una muerte salvo uno de ellos, sorpresa incluida. ¿Cómo se puede morir? Un resbalón en la ducha, un infarto, muerte súbita, te ataca un puma, te atropellan, haces una a lo David Carradine… El drama de la muerte se convierte en un paso más, en lo mundano, en el día a día.

No es de extrañar, pues, la aparición de actores de renombre como Richard Jenkins, Kathy Bates (maravillosa también como directora), James Cromwell, Patricia Clarkson o Mena Suvari (la Lolita de la ya citada American beauty. Y si seguimos con nombres, tenemos un departamento artístico de primera categoría, y es que el arte es uno de los temas principales de la serie (además del arte de embalsamar). El tema principal, compuesto por…todos en pie, Thomas Newman. Capítulos dirigidos por Alan Ball, Michael Cuesta (creador de Dexter) y Rodrigo García, entre otros.

Vida. Muerte. Sexo. Soledad. Culpa. Homosexualidad. Heterosexualidad. Muerte. Enfermedad. Locura. Amor. Sexo. Desprecio. Desamor. Gritos. Drama. Comedia. Sexo. Violencia. Terror. Pluralidad. Política. Religión. Fotografía. Búsqueda. Viajes. Conciencia. Pareja. Nacimiento. Dolor. Luto. Ironía. Trabajo. Terapia. Muerte. Duelo. Psicoanálisis. Sexo. Muerte. Vida. A. Dos. Metros. Bajo. Tierra. Amén. RIP.

11 comentarios:

One of the two idiots dijo...

Lu:

Oye, esta serie está completa? Son solo 5 temporadas???
Es que estoy por bajármela :D

ALX dijo...

Soy de los que piensan que la serie fue maravillosa en sus dos primeros años. Después no tanto.

ALX dijo...
Este comentario ha sido eliminado por el autor.
MFAL dijo...

La serie fue y será maravillosa de principio a fin.

Anónimo dijo...

ALX, no puedes inventarte otro comentario de SFU ?
Vas por todos lados diciendo la misma estupidez, es que se te peto el DVD al acabar la segunda temporada o que coño te pasa ?

GENIAL TOOOOODA LA SERIE, DE CULTO !

One of the two idiots dijo...

Lu again:
Cumples años el mismo día que mi mejor amigo!!!

Qué idiomas?

Rebeca Sánchez dijo...

a mi los Fisher me enamoraron, del primero al ultimo, Claire y su continúo dilema adolescente. David y su manera de encarar lo que es y su relación con Keith. Ruth, una mujer fuerte a pesar de su aparente fragilidad y Nate, el eterno descontento con una vida que no era lo que él deseaba. y después estaban Brenda, su madre su hermano. Rico, su mujer y siempre omnipresente la muerte, para recordarnos que lo más importante es el ahora, el vivir y que en cualquier momento, en cualquier lugar la muerte puede llegar y todo se acaba, que la vida es un ir y venir, un tomar decisiones, relacionarse con los demás y sufrir y reir y llorar y .... la vida. Los Fisher son una familia peculiar que me mostraron que debemos dar gracias por disfrutar de otro día más de otra oportunidad.

Alejandro A dijo...

desde que los vi por primera vez los amé, más tarde se convertiría en mi serie favorita una obra maestra muy por encima de todas las series por todo lo que maneja, una pena que dure tan poquito

ALX dijo...

ANONIMO: Lógicamente porque es lo que pienso. El problema estaría en que en cada sitio dijese algo distinto ¿no?

La tercera temporada tuvo el lastre de la mujer de Nate y se notó mucho la ausencia de Brenda durante gran parte de la temporada.

En la cuarta recuperaron el ritmo al principio, pero olvidaron el humor negro marca de la casa. Todo se volvió demasiado melodramático y culebronero y así durante la quinta temporada.

Pero coincido con que su conclusión es estupenda. Aunque más bien lo veo como una especie de epílogo, siendo su verdadero final los tres últimos episodios.

Un telespectador más dijo...

Yo solo llevo la priemra temporada y la mitad de la segunda, pero la adoro es una gran serie con mayusculas.

Saludos!

Anónimo dijo...

[url=http://www.23planet.com]Online casinos[/url], also known as arranged casinos or Internet casinos, are online versions of run-of-the-mill ("hunk and mortar") casinos. Online casinos franchise gamblers to candidate and wager on casino games intellect the Internet.
Online casinos habitually happening likelihood on the call odds and payback percentages that are comparable to land-based casinos. Some online casinos think of higher payback percentages as a peacefulness with a locale of upon span gismo games, and some dispatch payout behalf audits on their websites. Assuming that the online casino is using an aptly programmed unpremeditatedly myriad generator, data games like blackjack requisition an established admit edge. The payout combined search of these games are established at affable the rules of the game.
Sharp online casinos sublease or obtaining their software from companies like Microgaming, Realtime Gaming, Playtech, Supranational Manoeuvre Technology and CryptoLogic Inc.

lamusique

No podría vivir sin

eveybody's gotta learn sometimes

Un libro

Un libro
Un saco de huesos, Stephen King