And do you brush your teeth before you kiss? Do you miss my smell? What about me? What about me? What about...?


Va dejando trozos de él por todas partes. Algún día desaparecerá conforme anda.

lunes, 1 de marzo de 2010

Los hombres que velaban por las mujeres


Quiéreme bien, pero no me quieras tanto.

Eso deben pensar muchas mujeres hoy en día cuando sus maridos o parejas imponen su fuerza para someterlas bajo la endeble excusa del amor, de la protección, de la anulación callada. Y muchas pican. Demasiadas pican.

En las dos legislaturas durante las que Aznar estuvo en el Gobierno se realizaron en España 500.000 abortos y nadie alzó la voz. Nadie. Unos, porque consideraban el aborto el derecho de la mujer a decidir sobre su maternidad; los otros, porque de haberse conocido estos datos muchos de sus fieles habrían empezado a ver con malos ojos a un partido que daba de lado a uno de sus pilares básicos, la Iglesia, y sus rancios prejuicios.

Esta semana, sin ir más lejos, el Senado le ha dado el visto bueno con MAYORÍA ABSOLUTA a la Ley del Aborto. Esta decisión supone un gran avance a todos los niveles. Protege a las mujeres que toman esta decisión, ya que las atenderán especialistas amparados y protegidos por la ley. Protege, como digo, a los profesionales en este vacío legal que existía hasta ahora. Y dota a las mujeres del derecho a decidir sobre sus cuerpos y vidas. No impone que todas las mujeres lleven a cabo el procedimiento, no a todas las españolas se les va a practicar un aborto, ¡faltaría más!

Pero claro, ahora hay señores como Rouco, Rajoy, los responsables del Foro de Familia o los que les rodean, que velan por el bien de las mujeres, hombres que no pueden pegar ojo al pensar en el trauma psicológico que han sufrido las mujeres que han decidido LIBREMENTE abortar. Cómo se preocupan de repente, y qué poco velaban por las mujeres hace ocho años...

4 comentarios:

Anónimo dijo...

Esta gente también levantó la voz contra el divorcio en la transición. Después llegó Álvarez Cascos y en esos ocho años de aznarato, cambió de pareja dos veces. Son así de coherentes.
Rigoletto

una brujilla dijo...

AMO ESTA ENTRADA

Defienden a ultranza la vida de un feto poniendo en peligro la de cientos de mujeres en abortos clandestinos pero lo flipan con el toreo y el toro desangrándose.

Es que son...

Anónimo dijo...

Que hay vida tras la vida... quién sabe. Pero que haya vida antes de la misma vida...
Sacad vuestros rosarios de nuestros ovarios.
Julia

Brian Edward Hyde dijo...

Julia.es.Dios.

lamusique

No podría vivir sin

eveybody's gotta learn sometimes

Un libro

Un libro
Un saco de huesos, Stephen King