And do you brush your teeth before you kiss? Do you miss my smell? What about me? What about me? What about...?


Va dejando trozos de él por todas partes. Algún día desaparecerá conforme anda.

lunes, 19 de noviembre de 2007

Escritura en serie


Escribir series no es como hacer churros. Tras unas semanas de ligera decepción con esa asignatura que se llama "Prime Time writers: TV drama", hoy he recuperado la fe. Hemos cambiado de profesor: éste sí que nos ha hablado de en qué consiste hacer televisión, las diferencias entre EEUU y G.Bretaña (España es más obvio) y lo jodido de ser guionista-creador de una serie. Un novelista puede escribir su novela o una colección de ellas, y quedan escritas. Ahora veréis dónde radica el grandísimo problema y lo apasionante del tema. Por pocas me pongo a saltar en medio de la clase con cada nombre de una nueva serie que citaba el colega.


________Tenemos las Networks, que vendrían a ser las cadenas privadas como en nuestro caso (y salvando las distancias) Telecinco o Antena 3. La cadena es la que lleva las riendas de la serie una vez la ha comprado. De hecho, suele haber una cantidad exagerada de productores, entre 15-20, y los escritores suelen trabajar en equipo. Para que os hagáis una idea, para cada capítulo de Friends se utilizaban 30 escritores; uno de CSI lleva tras de sí alrededor de 6. ¿Cómo es que no aparecen todos en los créditos? Porque en este caso se les paga algo más por no aparecer todos, y se utilizan los nombres de los jefes de equipo. Así pues, las networks acaban condicionando la creación, y mucho. La duración está predeterminada, el momento de las pausas publicitarias (ergo la estructura en 3-4 partes del capítulo) e incluso el desarrollo de los personajes. No hay libertad de creación por temor a las audiencias. Y es que según las networks, si algo funciona hay que dejarlo tal y como está. Luego pasa lo que pasa, que encima de puta pones la cama si eres guionista, y te tienes que tragar todas estas exigencias pasando por alto el carácter estético de la obra (una serie de televisión es literatura y es cine: una serie de televisión es arte).


________Por otra parte están las cadenas de pago y subscripción, sólo aptas para bolsillos solventes, de lo que se deduce que se trata de un público culto y ante todo adulto. Adulto y con dinero significa sin prejuicios. Sin prejuicios deriva a su vez en una total libertad de creación. La primera cadena en darse cuenta de la importancia de dejar al escritor desarrollar su trabajo fue la HBO. Sus series, además de llevar la "etiqueta negra HBO", van ligadas a un escritor: A dos metros bajo tierra (Alan Ball), Los Soprano (David Chase), Deadwood (David Milch)... De este modo, la Edad de Oro televisiva se extiende de 1999 hasta 2007, fecha en la que acaba con el final de Los Soprano. A pesar de ello, queda una muy digna herencia de series de calidad superlativa, aunque hablaré de ellas más adelante. En las cadenas de pago la idea de las series se suele presentar de otra manera: el guionista traza un arco argumental, es decir, el comienzo, desarrollo y final de la serie desde el principio. Probablemente Alan Ball sabía cómo acabaría A dos metros bajo tierra cuando la vendió a HBO, solo que la idea se puede alargar con tramas paralelas para sumar temporadas; en el caso de Perdidos, estoy seguro de que tienen medido lo que pasará en cada capítulo hasta el final de su sexta y última temporada. Lo malo es que a veces una cadena de pago no puede afrontar el coste de algunas producciones, como ha sido el caso de Carnivale, que estaba escrita para desarrollarse en 6 temporadas y se ha tenido que conformar con las 2 primeras, de modo que sólo tiene un semifinal precipitado. Tiene que ser frustrante ver tu trabajo (tan bien escrito, hecho, interpretado!) a medias sin poder hacer nada. A veces el guionista busca un escritor de confianza en quien depositar su historia (déjà vu); sólo es necesario dar los patrones para que éste los siga, estar pendiente del comienzo y final de temporada, así como de los momentos más trascendentales en el desarrollo de las tramas. Y por si fuera poco, aquí el creador juega también el rol de productor, así que tiene más derechos sobre la serie.


________Pues nada, que es difícil lo de llevar adelante una serie por la magnitud de las propuestas actuales (en España resultarían directamente inviables), aunque no es necesario tener una HBO para producirlas. En el nuevo top ten de series podríamos encontrar las siguientes. Puro cine que ya son clásicos:
-Battlestar Galactica: drama político ambientado en un futuro postapocalíptico donde humanos donde humanos y cylones luchan por sobrevivir. Superior.
-Perdidos: la SERIE ahora mismo; nunca una propuesta tan simple había dado tantas sorpresas ni se había reinventado
-Mujeres desesperadas: con altibajos, pero esta dramedia negra se crece en capítulos brillantes que nos devuelven la fe
-Ugly Betty: la comedia también puede ser de calidad, por mucho que nos pese reconocer que se trata del remake de una telenovela colombiana
-Dexter: Michael C. Hall es el mejor actor televisivo del momento, y el personaje que ha creado es sublime
-Californication: dramedia gamberra, incorrecta y con un Duchovny resucitado; sexo, drogas y literatura en declive

4 comentarios:

Scry dijo...

¿FRIENDS CON 30 GUIONISTAS? ¡quién lo hubiera dicho!
Eso, eso tú vete retransmitiendo lo que vas dando en esa clase para que nosotros, menos afortunados, que no la tenemos, aprendemos a través de ti!! :P
disfrútala ahora que puedes!! ¿el profesor anterior qué tenía de mala? ¿o tenía algo bueno?
smuaks d fresas!!

Hellraiser dijo...

Joder illo!
Me has dejado alucinado con los datos!
A partir de ahora miraré con más admiración las series!
Un abrazo!

Indi dijo...

Pues tú lo has dicho todo, así que poco que añadir. O bueno, sí. Me paro a pensar en el primer punto:
"La duración está predeterminada, el momento de las pausas publicitarias e incluso el desarrollo de los personajes". Mi teoría particular trás 15 años en los medios, es que cualquier cosa que se emita, solo es relleno entre pausas de publicidad.
Da igual lo que sea mientras consiga tener el mayor número de gente posible pegada a la pantalla, con el único objetivo de que esa gente se trague los anuncios publicitarios.
Suena fatal, pero es la realidad.

Los medidores de audiencia sirven para subir el precio de la publicidad, es lo que se presenta a los clientes cuando vas a la caza de contrato. No hay otra.
Da lo mismo la calidad, y el autor o el tema, importa la comercialidad, porque la Tv es un negocio. Como casi todo.

Si alguien piensa que los responsables de las grandes cadenas, se preocupan por los gustos del espectador, que vaya aterrizando. Si consigues crear un "producto" que les salga rentable, acabas de encumbrarte, de lo contrario, pues eso al departamento de "culto", que es muy bonito y hay menos gente.

De todas formas, Brian, piensa que es mejor saber con qué cartas juegas y aunque no sea la mejor mano, si quieres ganar, por lo menos sabes a que atenerte.

Aquí en España, a las Tv les ha caido la "cuota obligatoria" famosa, así que harán de todo para rentabilizar la inversión: bodrios y cosas que no lo son tanto, como siempre.

Estoy segura de que muchos guionistas no aparecen en los créditos porque no son considerados ni siquiera seres humanos. Son machacas, y punto. Esclavos, no son nadie, son un tío o una tía que transcribe y si tiene una idea brillante se le adjudica al guionista de renombre y a callar, que para eso te pagan y si no quieres hacerlo hay 2000 detrás de tí que harán lo mismo, encantados.

Ajco, ajco...

Anónimo dijo...

Solo decirte lo que otros muchos, gracias por toda la explicación que nos has dado.
Yudy

lamusique

No podría vivir sin

eveybody's gotta learn sometimes

Un libro

Un libro
Un saco de huesos, Stephen King