And do you brush your teeth before you kiss? Do you miss my smell? What about me? What about me? What about...?


Va dejando trozos de él por todas partes. Algún día desaparecerá conforme anda.

viernes, 31 de julio de 2009

Carmina: Señor, sí, señor

Hoy me gustaría dedicar la primera parte de mi post a dos personas a las que no conozco pero que murieron ayer. Mi gesto de repulsa y apoyo a las familias. Va por vosotros, Carlos y Diego


Esta mañana me ha despertado la gata. Llegaba tarde al trabajo. Justo cuando cogía el metro me llama mi hermano para decirme que está en Mallorca, pero no de vacaciones malpensados. Como Guardia Civil se sentía en la obligación de ir a despedir a sus compañeros. Me ha entretenido tanto que me he metido en el último vagón, ese en el que no hay nadie, y ahí que me he metido. He llamado a la redacción para decirles que hoy se tenía que inventar alguien el horóscopo, que copiaran el del año pasado o lo que les diera la gana. Al poco ha entrado en el vagón un tipo interesante... tendría como 50 años pero se mantenía muy bien. Me he levantado y me he sentado a su lado, me he puesto los cascos y he hecho como que oía música. He soltado el mp3 y me he agachado a cogerlo, y de rodillas entre sus piernas le he puesto cada mano en un muslo. Al principio ha dado un respingo, pero por poco tiempo ya que me ha dejado subir poco a poco hasta que tenía el dedo junto a su paquete. Lo he empezado a rozar de manera suave hasta que he notado que el bulto iba creciendo y entonces me he esforzado un poco más hasta que se notaba la forma de la polla bajo el pantalón. No ha entrado nadie mas, pero cuando se estaba bajando la cremallera ha parado el metro y se ha cortado y me ha dicho que si íbamos a su casa. Yo le he dicho que a donde él quisiera, tenía ganas de montármelo con uno madurito y la cosa estaba a huevo, más que con cualquier tío con menos de 30. Dos paradas después bajamos, vivía cerca, y me llevó a su apartamento, un apartamento familiar.
-¿Cuántos años tienes? -me ha preguntado.
-25.
-¿Cobras?
-Solo si quieres pegarme, papito. ¿Te puedo llamar papito?
Ha tirado de mí y me ha tumbado en el sofá. Mientras me comía el coño yo estaba mirando las fotos de comunión de sus hijos. Había un chaval rubio que tenía su aquel... Luego me ha dicho: chúpamela. Y ya me la ha enseñado. No la tenía muy grande ni muy pequeña, pero sí muy dura y con bastantes venas y el vello algo cano. Se la he estado chupando durante bastante tiempo y ha aguantado sin correrse.
-Tú chupa chupa, que yo aviso.
La ha sacado de golpe y me ha dicho que a cuatro patas. Yo me he puesto a cuatro patas, aun con la falda pero sin el tanga y tenía justo delante una foto de la que sería su esposa y él juntos.
-¿Quieres que te la meta?
-Sí, papito...
-No. Me vas a responder Señor, sí, señor. ¿Te la meto?
Antes de que respondiera me la ha metido... por el culo. Me ha agarrado la cintura y ha empezado a bombear con fuerza, a pelo mientras me gritaba que si me gustaba y yo decía: "¡Señor, sí, señor!" y cuando se ha cansado de la postura la ha sacado y se ha sentado.
-Ven con papá- ha dicho.
Me he acercado, me he desnudado de todo y me ha sentado sobre su polla, esta vez en el coño. He empezado a moverme entre saltos mientras gemía y gemía y le tiraba del pelo gris del pecho. Se ha puesto algo rojo, no sé si del dolor o el placer, y se ha corrido al poco tiempo. Me he puesto de rodillas y le he limpiado la polla con la lengua. Cuando he acabado se ha puesto a recoger mi ropa y me la ha dado y me ha acompañado a la puerta... y cuando ha abierto estaba con la llave en la mano el rubio de la foto:
-Papá, ¿pero qué haces que no estás trabajando?
-Mira, que tenía una entrevista con esta chica sobre el caso que llevo y... mira, no te voy a aburrir. ¿La acompañas tú o la acompaño yo abajo?
-Señor, sí, señor -he respondido y he agarrado de la mano al rubio y hemos entrado en el ascensor, pero ésa es otra historia que si queréis contaré otro día.

1 comentario:

Brian Edward Hyde dijo...

Vaya Carmina, te leo desde hace un tiempo, pero es que hoy has acabado con cliffhanger y me da que la historia con el rubio seguirá poniéndonos palotes... Hasta otra!!

lamusique

No podría vivir sin

eveybody's gotta learn sometimes

Un libro

Un libro
Un saco de huesos, Stephen King