And do you brush your teeth before you kiss? Do you miss my smell? What about me? What about me? What about...?


Va dejando trozos de él por todas partes. Algún día desaparecerá conforme anda.

sábado, 26 de junio de 2010

Nuevo fondo de escritorio

No es muy guapa. Ni bien hablada, educada, dócil. No tiene la voz dulce. Y le rompieron el corazón.


Además, tiene algo...

4 comentarios:

Anónimo dijo...

Nuna nadie cantará tan sinceramente sobre su drogadicción y dependencia.
Esa voz tan cortada y afectada por los vicios y juergas por camden.
¡Vuelve ya Amy!
Buen fondo de pantalla :D

Ana Castro dijo...

Hay que reconocerle el mérito. Pero a mí no me gusta nada, nada. Yo creo que las drogas y las juergas y el corazón partido no son una excusa, sí una seña de identidad, pero ni por esas...

Brian Edward Hyde dijo...

Pero es que yo no me fijo en las juergas o en lo que se mete o deja de meter. Yo me meto a todas horas su discazo...

Elvira, el Cisne Negro dijo...

Es una decadente de nuestro tiempo. Baudelaire en su momento tampoco fue bien visto. Y aunque no pretendo comparar, pues son personalidades muy distintas, sé reconocer la huella de la Decadencia -así, en mayúsculas- en una persona.

Extravagante como ella sola. Encantadora para los malnacidos como ella.

Yo la adoro.

Y en esa foto está magnífica.

lamusique

No podría vivir sin

eveybody's gotta learn sometimes

Un libro

Un libro
Un saco de huesos, Stephen King