And do you brush your teeth before you kiss? Do you miss my smell? What about me? What about me? What about...?


Va dejando trozos de él por todas partes. Algún día desaparecerá conforme anda.

miércoles, 4 de abril de 2007

De resurrecciones y demás


He resucitado una historia bastante prometedora. Para mí sí que es prometedora, al menos, ya que lleva más de dos años guardada en una carpeta de mi ordenador. También me lo parece porque no es tan solo el argumento de un relato, sino el de una novela de la cual llevo 20 páginas en mi formato, lo cual equivale a 50 de las normales. Para mí, todo un logro. Es la maldición del escritor (entre tantas…). Cuando llegas a un punto en el que la historia no avanza, chungo. Dicen que es mejor abandonar una historia si sucede esto. Pude haber abandona con Si llueve… o con mi primer experimento narrativo con claras expectativas de bestseller, La Dama de Oriente. Se trata de una novela de la cual me siento a veces orgulloso, a veces avergonzado.
______Pero sigo con mi historia recién resucitada. Existen dos posibles títulos, El ojo de Dios y Pájaros de papel. Aunque acepto sugerencias sobre el atractivo de ambos, creo que al final el título dependerá del conjunto. Dicha historia parte de dos ideas menores. Con lo de menores me refiero a que sólo darían para un relato cada una, pero logré mezclarlas y ampliar el mosaico de personajes. Sólo falta darle coherencia y huir de los clichés, el punto más complicado a la hora de construir. MUY COMPLICADO, de hecho.
______Espero que salga adelante y que no se transforme en un desvarío sin sentido. Por eso la mandaré a algunos amigos para que me paren los pies en cuanto empiece a desvariar.
¡Viva la resurrección!

3 comentarios:

Indi dijo...

Hace unos años hice un cursillo para aprender a titular (sí, eso existe, es muy raro pero existe)me enseñaron que es preferible que no tengan "artículo" y unas cuantas cosas más que olvidé en el preciso momento en que salí por la puerta. No puedo ayudarte en este caso, son negada para los títulos, confía en tu instinto y tampoco te preocupes mucho. Seguro que llegado el momento viene una lumbrera de una editorial y te los cambia todos.

No te rindas frente a la página 50, claudica solo si en la 60 ó 70 ves que la cosa no tira. Personalmente siento un pánico de tal calibre a la media centena, afino tanto, refuerzo tanto el punto de "no retorno" que la 50 y diez más suelen ser las mejores de mis relatos ;). A veces también es bueno dejar las cosas en el armario, como tu has hecho, porque cuando no funciona el invento puede que no sea por culpa de la historia, es culpa nuestra. No es el momento, hay que saber esperar.

Si los clichés no son muy grandes no huyas. Es bueno que haya clichés, de hecho todo son clichés, arquetipos mejor ¿no? suena mejor y es mejor. La gracia está en los matices, al final todo son clichés más o menos manidos, incluso nosotros lo somos ¿no crees?. Es dificil pero si conoces bien a los personajes, seguro que son esas mismas particularidades las que los hacen únicos. Solo cuéntalas, casarán por si mismos.
Viva la resurrección¡¡¡¡¡¡¡¡ que para eso estamos en primavera y ya vuelve el sol ;)))

Un beso.

Jp dijo...

Yo creo que se te da bastante bien lo de poner titulos, ya te lo comente no hará mucho y me reafirmo en lo dicho... Lo del ojo de dios, no sé, depende de como siga la historia...

Julieta dijo...

Quiero leerlo todo :)

lamusique

No podría vivir sin

eveybody's gotta learn sometimes

Un libro

Un libro
Un saco de huesos, Stephen King