And do you brush your teeth before you kiss? Do you miss my smell? What about me? What about me? What about...?


Va dejando trozos de él por todas partes. Algún día desaparecerá conforme anda.

lunes, 21 de diciembre de 2009

Avatar nos ha engañado



JAMES CAMERON NO CONVENCE

Me alegro de que Avatar me haya decepcionado. Si Woody Allen hace una película al año con una regularidad envidiable, creo que lo menos que podemos pedirle a un señor que no hace cine desde hace doce años desde la encomiable Titanic es una película sobresaliente. Y Avatar no lo es en muchos sentidos.

Aclararé de antemano que les tengo alergia a los términos blockbuster, hype y demás pillastres. Pero vayamos al lío. Dice tito Cameron: “llevo más de 10 años desarrollando una tecnología súper novedosa para poder llevar a buen puerto este maravilloso proyecto que va a revolucionar la industria del cine”. Que alguien detenga a este tipo, por favor, porque lo que ha dicho hasta la fecha son palabras muy mayores.

Veamos. Podemos coger varias películas que funcionen bien, mezclarlas y petarlo todo con tecnología digital y publicidad viral (oí hablar por primera vez de esta película hace la friolera de cuatro años), decir que has hecho la peli más cara de la Historia y tiene que funcionar. Lo hará por huevos. Pero este batiburrillo de Pocahontas (Dysney), Parque Jurásico y Matrix no es más que el intento fallido de un director que, a falta de una buena historia, opta por el recurso fácil de lo que ya está contado. Que oigan, por otra parte me parece muy loable que no se trate de una adaptación/remake/secuela/cualquier basura parecida, pero James, si no eres guionista, majo, contrata a uno o adapta una buena historia, porque el guión a veces da vergüenza ajena. ¿Qué veces? Cuando se pone sentimental en plan moñas, cuando en medio de una escena tensa alguien suelta el chascarrillo que haga reír al rebaño público, cuando tenemos personajes planísimos (marine paralítico, doctora comprometida, malo maloso, malo malísimo) o en esos intentos de integrar al nuevo John Smith dentro de una cultura que gira en torno a la naturaleza. Pero todo eso se lo vamos a pasar por el momento.

James Cameron realizó en Titanic un casting impoluto con Kate Winslet, Leo DiCaprio, Kathy Bates… y ahora vuelve con un reparto cuanto menos, flojo. Sam Worthingtom no es precisamente el mejor actor de su generación, pero lo obviaremos, puesto que se pasa media película avatarizado. Luego tenemos a Sigourney Weaver que… en fin, muy desaprovechada para lo buena actriz que ha demostrado ser. Y la bellísima trekkie Zoe Saldana, que como Avatar y con el doblaje podría ser cualquier actriz jovencita. No destaca nada, pues. Menudo asco, esto empieza a oler…

Pero claro, tanto presupuesto y tanta tontería debe tener algo bueno o los productores colgarán a James Cameron de los pulgares. La producción es espectacular, los efectos también (aunque no sé dónde se encuentra esa tecnología única de la que tanto fardaba el jefe de todo esto) y visualmente es preciosa, sí, aunque el invento del 3D no me acaba de convencer. No quiero que el futuro del cine sea esto. Si visualmente todo tiene una factura impecable, su banda sonora, por otra parte, destaca porque apenas llama la atención. Con un universo tan espectacular todos esperábamos algo vibrante, perdurable y ante todo con mucha fuerza, pero hemos dado con una música insulsa que apenas si logra convencer en las escenas de acción.

Otro acierto, más allá del obvio argumento (¿ya he dicho Pocahontas?), es el de aunar ciencia y religión en lugar de intentar determinar cuál lleva razón; Cameron ha resultado unirlas, de modo que los Navi’i tienen una religión que se puede concebir desde el punto de vista científico. El conflicto que presenta es otro: el de naturaleza contra la codicia sin escrúpulos del ser humano. El director quiere reflejar un mensaje ecologista, pero yerra en el intento, ya que como respuesta se vale del fundamentalismo religioso (por mucha justificación que hallemos), y en una época en la que el mundo se encuentra dividido por estos fundamentalistas creo que no es lo más apropiado. Tampoco creo que nadie se vaya a exaltar y salga a la calle en defensa del Amazonas, por poner un ejemplo, y es que la película es taaaaaaaaaaaan amable, tan blanda que muestra la destrucción de una guerra sin daños colaterales de gran calado.


En definitiva, James Camaron ha vuelto a hacer lo que sabe hacer: una película para las masas. Si en ocasiones como Aliens o Terminator la cosa le salió bien, en este experimento la genialidad se le ha ido en el apartado artístico, lo cual dice bastante de la película. Nunca una bonita envoltura logrará paliar las carencias de una película mientras siga habiendo un público medianamente crítico, y en general Avatar hace aguas por demasiadas partes. Por eso NO ENTIENDO que la crítica americana la haya encumbrado en menos de una semana, probablemente sugestionada por la ya citada publicidad viral. Al menos me alivia saber que no soy el único que salió defraudado... Y si en esto consiste el futuro del cine, me parece que la humanidad acaba perdiendo. Aunque claro, igual la culpa es mía por haber ido el viernes a ver la excelente Donde viven los monstruos.

Nota: 6,5

4 comentarios:

beleita dijo...

Muchos somos conscientes de que lo que nos pueden dar esta película, como mucho, es espectáculo visual. Pero este aspecto también es interesante si te centras en ello. Sobre el argumento y demás... ya se destapa todo con el trailler, no?

Puede que solamente nos ofrezca algo bueno gráficamente y mediante FX, pero creo que merecerá la pena ir a verla por sus acabados.

Además, ahora que he leido un par de críticas malas no me parecerá tan mala ;) Gracias :P

Antara Adachi dijo...

Es que eso es, tú lo has dicho: una película para las masas, no veo el sentido de esperar más de ella. Yo la disfruté, pero tampoco creo que rompa la historia del cine.

Sunne dijo...

Bravo, veo que estoy loco ni soy un maniático. Somos pocos los que escribimos en contra de esta película.

Yo empecé dándole un 8 y conforme pasaban los minutos se quedó en un 6 y gracias a que llevaba gafas en 3d, cosa que esta muy chula, eso si.

EL argumento es predecible escena a escena, el final se ve venir desde el monento "spoiler" con la avatar de Sigorney. La relación enttre personajes, el "malo". todo es un gran videojuego de última generación y la escena de los dragones ni lo disimula.

Anónimo dijo...

Pues jose, a mi me ha encantado!! vaya espectáculo visual, he salido del cine flipando!

-legoeldarion
:P

lamusique

No podría vivir sin

eveybody's gotta learn sometimes

Un libro

Un libro
Un saco de huesos, Stephen King