And do you brush your teeth before you kiss? Do you miss my smell? What about me? What about me? What about...?


Va dejando trozos de él por todas partes. Algún día desaparecerá conforme anda.

sábado, 19 de diciembre de 2009

Las mejores series de la Historia (final)


El abogado. David E. Kelly es el creador de, entre otras, Ally McBeal, Boston Legal y Chicago Hope, el que fuera rival más peligroso para la titánica Urgencias. Aquí no ha tenido apenas relevancia como suele suceder con todas las grandes series,en principio porque no se emitió en Antena 3 o Telecinco, ni siquiera en la pública. La emitió Canal+ en esas horas en las que se podía ver sin codificar. Las series procedimentales me dan urticaria, y una serie tan sobria y procedimental como ésta no las tenía todas consigo para que me hiciera seguidor. No obstante, como casi todas las series de las que he hablado, su fuerza radica en el guión y en un bufete de abogados cuyos personajes son tan ambiguos e interesantes que no nos queda otra que hacernos cómplices de su irreverente forma de trabajar. Si en Ally McBeal los casos eran principalmente de derecho de familia, aquí la rama es penal. Asesinos, violadores, matones... son los clientes de un bufete que se gana la dudosa reputación de ser el mejor de toda Boston a pesar de los medios que emplean. Voy por la sexta temporada y me quedan dos más, pero creo que llegaré hasta el final con una serie ganadora de varios Emmys que cuenta con un alucinante crossover con la serie de Calista Flockhart así como un criadero de Emmys para gentecilla como Michael Emerson o, atentos, Sharon Stone. Y dio lugar a otra serie a medio camino entre ésta y McBeal, Boston Legal.

Futurama. En la animación actual de calidad apenas se dan cabida producciones para niños. De hecho, las cadenas invierten en productos arriesgados de dudosa moralidad (véanse Padre de familia, South Park). Sin embargo, ninguna alcanza el nivel de irreverencia de Futurama, el atípico proyecto del papá de los Simpson. Referencias a toda la cultura popular actual, extraterrestres que resultan no serlo, paradojas temporales (Fry es su propio abuelo!!!), tensión sexual no resuelta y su dosis de emotividad. Además, una serie que que ha vuelto de entre los muertos con cuatro películas (dos excelentes y dos regulares) y mantiene el nivel con consistencia merece este puesto en el podio de las grandes series. Y sí, me atrevo a afirmar que le patea el culo metálico a los amarillos Simpson.

Battlestar Galactica. Cuando me hablaban hace unos años de ciencia ficción en televisión sólo me venía a la cabeza Star Trek y Los límites de la realidad. Hace tres años o asín me vi del tirón la primera temporada de una serie de la que todo el mundo hablaba maravillas. Se trata del remake de la serie homónima de los 70. Si por aquella fecha se llevaba la acción, las carreras espaciales y peleas con robots, la televisión de cable actual ha derivado en productos de denso contenido filosófico y tintes épicos, personajes complejos con alto calado religioso. Nada que ver, dirán. Nada que ver y todo. La historia de los últimos seres humanos que quedan vivos en el universo en un éxodo futurista en busca de la Tierra prometida. Conflictos políticos, enemigos escondidos entre nuestros héroes a modo de sleepers y un final muy controvertido han convertido a Battlestar Galactica en el paradigma de la ciencia ficción espacial.

The Comeback. Si hay un subgénero que se lleve tanto hoy en día, ése es el del mockumentary o falso documental dentro de la comedia. Ricky Gervais lo desarrolló con gran acierto con su idolatrada The office, serie a la que no acabo de cogerle el gusto. No obstante, en 2005 el creador de Sexo en Nueva York y la inolvidable Phoebe Lisa Kudrow crearon una serie que duró tan sólo una temporada. Kudrow daba vida a Valerie Cherish, una actriz que otrora fuera la conocida protagonista de una sitcom a la que le ofrecen protagonizar una nueva serie para saltar a la palestra de nuevo eso sí, a cambio de que mientras tanto un equipo de televisión grabe todo el proceso para crear un reality sobre ella. Una temporada en la que el humor patético cobra cuotas inesperadas y en la que hasta el último episodio no se desvela toda la intención de la serie. Es curioso cómo dos personas que han obtenido tanto de la televisión la emprendan con tanta saña con el medio. La crítica de Dead Set se queda en un juego de niños al lado de lo que desprende The Comeback. Y Lisa Kudrow es de las mejores actrices que vamos a poder ver jamás.

Skins. Era inevitable incluir en mi listado una serie británica. Como me estoy acabando la tercera temporada de Skins no me queda más que decir que las series sobre adolescentes pueden ser buenas y muy buenas. Pueden tener problemas gordos, dilemas complejos y una locura desatada continua. Pero ante todo, tienen amigos. Cada episodio de la serie se centra en un personaje de la pandilla de estos chicos de Bristol, aunque hilan todas las tramas y funciona. El ritmo frenético, una banda sonora de aúpa y un casting más que acertado hacen de Skins una de las mejores series que podemos encontrar, sin duda la mejor dentro de esto subgénero tan menospreciado. Y nos regalan a un personaje como Cassie que nos hará llorar y nos acompañará al fin del mundo...

1 comentario:

Anna dijo...

No conocía The Comeback, pero creo que tendré que verla... porque el resto de tu lista me encanta!!
Por cierto, sabes que se van a hacer 2 temporadas más de Futurama?? La primera para 2010 ;)

Besos!!

lamusique

No podría vivir sin

eveybody's gotta learn sometimes

Un libro

Un libro
Un saco de huesos, Stephen King