And do you brush your teeth before you kiss? Do you miss my smell? What about me? What about me? What about...?


Va dejando trozos de él por todas partes. Algún día desaparecerá conforme anda.

miércoles, 30 de mayo de 2007

La que se avecina

Llegan cambios por todas partes, y yo no dejo pasar por alto la ocasión para hacer recuento de mi nueva comunidad de vecinos. He de decir que el piso es mejor que el del año pasado, aunque antiguo y con el ascensor más estrecho que he visto en mi vida. Es de suponer, por tanto, que la mayoría de los vecinos son mayores, aunque por ahí hay algunos pisos pillados por estudiantes como es el caso.
_______Cuando llegué a principio de curso tuve pequeños traumas por las primeras relaciones con esta gente. Veamos, un día me asomé a la terraza y en la terraza de la izquierda había un hombre de cuarenta y tantos con una muleta. Llevaba varios días así, y como hacía buen tiempo salía al solecito. Pues un día estaba yo sentado leyendo una revista y oigo:
_______-¡Hola! ¡Vecino!
_______Miré y saludé, pero volví a agachar la cabeza.
_______-¿Estudias o trabajas estás leyendo? –volvió a preguntar con una sonrisa de oreja a oreja.
_______-¡Leo, leo! –respondí casi sin levantar la cabeza, así que me tapé la cara con la revista y al poco entré en el piso.
_______Mi hermano estaba en el salón riendo. ¿A ti también te ha preguntado?, preguntó. Y cada vez que nos asomábamos nos saludaba muy sonriente, así que llegó un punto en el que cada vez que me asomaba a la terraza miraba con antelación. Llevaba muchísimo tiempo sin verlo, pero hace dos días salí a echar el toldo y… ¡Hola! Me saludó con una sonrisa de oreja a oreja y la mano de acá para allá, así que yo, glups, respondí y me metí en el piso de un salto. Vive con la que suponemos es su madre, una señora que de vez en cuando se sienta en una silla en la terraza y se queda las horas mirando al vacío o con la vista puesta en su regazo… no tengo ni idea de a qué viene la cosa.
_______¡Ah!, y a principio de curso me interrogó un vecino hasta que me sacó la carrera que estudio, así que se propuso para practicar inglés conmigo y yo… O_o* “No, no se preocupe, si ya tengo un intercambio americano”. Mentira podrida, claro está. Aun así el tío quedó en que vendría algún martes por la tarde, aunque hasta el momento no lo he visto por aquí xDDD
_______Pero no hay color con los vecinos estrella de este año, o mejor dicho vecinas. Se trata de dos tías, dos estudiantes (de magisterio, creo) que viven puerta con puerta con nosotros. Pues bien, las tías tienen pinta de ser medio pijas, medio niñas de papá, y se pasan el día durmiendo y las noches de fiesta. Comen principalmente comida a domicilio… el otro día sacaron 4 o 5 bolsas de basura y ¡9!!!! cajas de pizza que el basurero se negó a recoger, pero ellas no se molestaron en quitarlas. Hala, paso a lo bueno, a hablar de lo que cuenta: todos los jueves tienen fiesta, al igual que cualquier festivo, fin de semana o día que les plazca. El problema surge cuando hacen la fiesta en el piso y me ponen reggeaton hasta las 2 y pico de la mañana. Otras veces hemos contraatacado con música más alta, dando por culo a otras horas o golpeando en la pared, pero la otra noche… atentos: las 2 y media, estaba sólo una baja con voz de camionero y un tío (es que además las paredes son finas y se oye todo), y a gritos le dijo a él que habían quedado en una discoteca. Yo me dije desde la cama que si no paraban, me levantaba. Pues con el chunda-chunda-chunda del reggeaton me entró el nervio y me dirigí al salón. Golpeé la pared.
PLOF PLOF PLOF!
_______Nada…
PLOF PLOF PLOF!
_______Entonces habla el tío y le dice: bájale un poco, ¿no?
_______Respuesta de mi vecina:
_______-¡Que se joda, y una mierda le voy a bajar que el hijoputa se pone a tocar la trompeta a las 9 de la mañana, ahora que se joda el hijoputa!
_______Creo que se me quedó una sonrisa nerviosa en la cara y empecé a temblar… porque no toco la trompeta desde antes de Semana Santa y ellas llevaban toooooooooooodas las noches de esa semana con la música hasta esas horas. Además, nunca he tocado la trompeta antes de la 1 de la tarde. Pues bien, un solo golpe más:
PLOM!!!
_______No sé cómo fue el golpe, pero la tía soltó: “anda, bájale a la música…” y al cabo de un minuto se fueron. ¿Qué si he tomado alguna iniciativa? Sí, como vuelvan a tocarme las pelotas una noche, a la mañana siguiente sí que pondré el despertador a las 9 de la mañana, desempolvaré la trompeta y me colocaré en el pasillo, justo enfrente de los dormitorios, a tocar diana… o una saeta, jajaja.

3 comentarios:

JP dijo...

XDDDDDDDDDDD
Sublime! Me ha encantado... ains, yo como mis vecinos son tan silenciosos... pero algun día les dedicaré el fotolog, que el blog... murió... xD

Mj dijo...

Imagínate eso mismo pero con compañeras de residencia a las que tienes que seguir viendo todos los días sí o sí y que encima niegan que ellas hagan ruido porelamordedios.
Ahora, que soy tu vecina y estás ahí con la trompetita y te la secuestro y te la voy mandando pieza a pieza :)

Lady Greta dijo...

Los ruidos ajenos son una molestia, pero los nuestros son normales, no pasa nada, sera que esmos medio locos y no sabemos escuchar la musica de los demàs???

Por otro lado se que no eres tan desordenado pero queria molestarte un poco jejeje
saludos
escribe me gusta mucho.
regresa pronto
Greta

lamusique

No podría vivir sin

eveybody's gotta learn sometimes

Un libro

Un libro
Un saco de huesos, Stephen King